MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Teletrabajar el 100% del tiempo es una mierda. Trabajar presencialmente el 100% del tiempo es una mierda aún mayor" (ANTONI BALTAR)

jueves, 24 de enero de 2019

2018: Más éxitos aún que el año anterior

El 2017 fue un buen año en mi vida deportiva, con algunos éxitos anhelados y buscados, y otros que me pillaron por sorpresa. Para el año natural 2018 partía con los siguientes objetivos:

* Ser campeón de la II Challenge de Mitges Maratons de la Federació Catalana d'Atletisme
* Ser campeón de la Liga Championchip
* Repetir mi victoria en la Cursa del Poble Nou
* Ganar la Cursa DIR Mosssos d'Esquadra de Sant Cugat
* Podio en la Cursa de Sant Martí

Y como había pasado en 2017, algunos logré, otros no, y otras alegrías llegaron inesperadamente. El primer éxito llegó con la victoria en la Challenge que, aunque finalizó en Abril con la disputa de la Mitja de Sant Cugat, el premio no fue entregado hasta octubre. 

(foto de Jordi Maneu)










En mayo llegó un éxito que no me esperaba: ganar mi categoría en la Cursa DIR Diagonal. Éxito extraordinaro, porque estamos hablando de una de las carreras grandes de Barcelona, con casi 6000 finishers - por situarnos, sólo tiene por delante a Bombers, Mercè, Nassos y Jean Bouin - , de los cuales en mi categoría había 359. Salí con la obsesión de bajar de 40', pero no soñaba con el podio ni mucho menos. Adémas, en esta coarrera sólo hay trofeo para el primero.


Recién cruzada la meta en la Cursa DIR (foto de JJ Vico)

(foto de Clubs DIR)



Una semana después, a punto estuve de dar la campanada, ya que quedé segundo de categoría en la Cursa de la Maquinista. Es una pena  que sólo haya trofeo para el campeón; si no, habría empalmado dos podios seguidos...

Entrando en meta en la Cursa La Maquinista (foto de JJ Vico)




En Poble Sec repetí 4º posición de categoría. No tenía ninguna posibilidad de premio, ya que sólo hay copa para el primero y la categoría es M50; si fuera M55 seguramente otro gallo cantaría...  Pero es una carrera bonita y dura: la combinación del calor de julio y las subidas y bajadas - siempre quedan más en mi memoria las subidas - la hacen terrible.


Delante de Juan Dorico, atleta de mi categoría que me ganó impecablemente al sprint, consiguiendo la tercera plaza. Aquí iniciamos la recta final de la carrera (foto de Carlos Sánchez)





Ya pasado el verano, los objetivos se centraban en intentar podiums en diversas competiciones. Como este año me limitaba a un único maratón, podía competir en muchas carreras. La primera de ellas, Poble Nou, donde conseguí la victoria el año anterior. Como ya saben mis lectores me pegué un chasco descomunal, ya que con una mala carrera y una discreta marca quedé cuarto. Sabía que era difícil repetir victoria, pero la verdad es que ni en el peor escenario me veía fuera del podium. Dos "medallas de chocolate" seguidas, si bien la de Poble Sec no tuvo un sabor amargo...

Tras cruzar la meta de Poble Nou (foto de JJ Vico)




En gran parte para enjugar la decepción sufrida en Poble Nou, me apunto a disputar la carrera de La Sansi Bellaterra , apenas dos días después. Acuso el esfuerzo, la marca es muy discreta, pero me da para la segunda posición, que celebro mucho.

Entrando en meta en Bellaterra (foto de Natascha Chekannikova)

En el podium de Bellaterra (foto de Natascha Chekannikova)




En octubre vendría una carrera que tenía marcada en mi calendario hacía tiermpo, la DIR Sant Cugat. Aquí mi deseo era ganar, ya que sólo había trofeo para el ganador. Al no ver a Andrés Marín entre los inscritos, y lleno de confianza tras la victoria de la otra cursa DIR, esperaba poder ganar. Pero sobrevino otro chasco: tercera posición. Otro podio virtual en mi haber...



Antes de la salida en la Cursa DIR Mossos d'Esquadra Sant Cugat (foto de JJ Vico)





Llegaba en noviembre otra carrera largamente esperada, la Cursa de Sant Martí. En la salida la presencia de Andrés Marín y Miguel Nieto ya me hacían saber que, en el mejor de los casos, lograría podio con la tercera plaza, que ya firmaba con gusto, pero señores, apareció un rival con el que no contaba y, nuevo chasco, otra medalla de chocolate...

Muy serio en esta bajada de la Cursa de Sant Martí (foto de Carlos Sánchez)





Al final del verano y en otoño no estaba consiguiendo cosechar ningún éxito. Pero sólo dos semanas después, recién empezada la temporada atlética 2018/19, estrenaba ficha con La Sansi y el gran éxito de proclamarme subcampeón de Media Maratón de Catalunya en mi categoría. Soñaba con ello, pero no me hacía ilusiones porque había visto una serie de rivales serios. Fue una pena la forma en que fui premiado - me dieron por campeón, y pasadas más de 24 horas, rectificaron el resultado y quedé segundo - , pero sigo valorando mi gran logro.

Entrada en meta en la Mitja Marató de Ripoll como subcampeón de catalunya en mi categoría. Bueno, realmente entré como campeón; 24 horas después se me comunicó la posición correcta (foto de DP Fotògrafs)


Con la medalla de oro, que la Federació me ha permitido quedarme como recuerdo. En la Mitja de Sitges tuve ocasión de felicitar al legítimo campeón  (foto de DP fotògrafs)




Ya casi acabando el año, en diciembre, me saco el gusto agridulce de ser subcampeón, habiéndome sentido y nombrado campeón de Catalunya durante dos días, ganando dos semanas después en mi categoría la Cursa Renault Street Run de Viladecans de 5k. 


Primera parte de la Renault Street Run de Viladecans, organizada por La Sansi (foto de Cano Fotosports)

En el podium de Viladecans, exhibiendo el dorsal de mi amigo Oriol Riba, que quedó tercero y no pudo quedarse a la entrega de premios (foto de Vicenç Solé)




Dos semanas después voy a la MItja de Vilanova. Me sale una buena carrera, aunque la marca e salgo peor que el año pasado. Quedo tercero de categoría, y se produce la gran paradoja  -por no decir otra cosa - , que este año dan medalla a todos los finishers, pero en categorías sólo premian al campeón de cada una ( y son cuatro). En fin...

En la Mitja de Vilanova (foto de Francesc Vives, Florandum Calafell)



Por último, consigo ser el subcampeón de mi categoría M55  en la Liga Championchip. 

Yendo a posar, después de recibir la medalla de manos de Joan Villuendas, presidente de la Federació Catalana d'Atletisme (foto de Oriol Riba)





En fin, un año natural muy productivo, que resumido se ha traducido en :


PREMIOS

* Campeón II Challenge Mitges Maratons Federació Catalana Atletisme 2017-18, cat. M55
* Campeón Cursa DIR Guàrdia Urbana Diagonal 10k, cat. M55
* Subcampeón Cursa La Sansi Bellaterra 10k, cat. M55
* Subcampeón de Catalunya de Mitja Marató, cat. M55, temporada 2018-19
* Campeón Renault Street Run Viladecans 5k, cat. M55
* Subcampeón Liga Championchip 2018, cat. M55

PODIUM VIRTUAL (sin premiar) 

* Subcampeón Cursa La Maquinista 10k, cat M50
* Tercero Cursa DIR Mossos d'Esquadra Sant Cugat, cat M55
* Tercero Mitja Marató de Vilanova, cat M55

"MEDALLA DE CHOCOLATE" (cuarta posición)

* Cuarto en la Cursa del Poble Sec, 5k, cat M50
* Cuarto en la Cursa del Poble Nou, 10k, cat M54
* Cuarto en la Cursa de Sant Martí, cat M55


No voy a quejarme, ni mucho menos. Este año he participado en 28 carreras, que por cierto es mi record histórico. No está mal, sale más de una por semana de promedio. He recibido 6 premios, o sea, en el 21% de las carreras. Si añado el podium virtual, serían 9 premios sobre 28, que es un 32%, o sea, prácticamente hago podio en 1 de cada 3 competiciones (hago equivaler la Liga y la Challenge a una carrera, para no andar haciendo juegos malabares numéricos que no vienen al caso).

Los objetivos para 2019 son:

* intento de podio en el Campeonato de Catalunya de 5k en ruta (Terrassa, enero) (está difícil, hay veteranos muy buenos en estas distancias que a mí me resultan cortas)

* intento de repetir mi título de Campeón de la Mitja Marató Colomenca. El podio creo que lo tengo accesible; pero amigos, aquí sólo se premia al campeón de la categoría...

* correr la Marató de Barcelona como liebre de un corredor o corredores que busquen marcas entre 3:30 y 3:45. ¡Estoy disponible! Si alguien me lee y está interesado, que contacte conmigo. Estoy muy motivado para esta tarea.

* conseguir un lugar de honor en mi categoría en el campeonato de España de Medio Maratón (Sant Cugat, marzo) (no me atrevo a decir podio, porque sé que está francamente complicado. Cuando vea la lista de inscritos y sus marcas de referencia, tendré más claro el objetivo) 

* podio en el Campeonato de Catalunya de Maratón (Empúries, abril)

* lugar de honor o podio en el Campeonato de España Master de Maratón (aún no convocado)

* intento de lugar de honor en el Campeonato de Catalunya 10 k (sin convocar)

* competir , sin más, en las finales del Campeonato de Catalunya de 5000 m y 10000 m en pista. Sería mi primera experiencia en pista, me apetece

Y ya irán surgiendo más objetivos, dependiendo del calendario. Sería bonito, y muy difícil, repetir el éxito de DIR Diagonal, o "vengarme" de lo que sentí como un fracaso en Poble Nou y Sant Martí. Pero ya veremos como se presenta el calendario. ¡Salud y kms!





lunes, 21 de enero de 2019

Subcampeón M55 Liga Championchip 2018



El sábado 19 de enero fui a la Nova Jazz Cava de Terrassa a recoger mi premio como subcampeón de la Liga Championchip 2018 en la categoría M55. Broche de oro para cerrar el año 2018. 

Al ingresar en 2018 en la categoría M55, me propuse aprovechar al máximo ser el más joven de la misma. Ví que el campeón de 2017, Pitu Otero, atesoraba buenas marcas, pero que yo podía batirle si mantenía mi nivel. El objetivo que me marqué era convertirme en campeón de la categoría. La competición consiste en acumular los puntos obtenidos en las carreras, puntuando como máximo 2 carreras de valor triple, 8 de valor doble, y 4 de valor simple. Así que con 14 competiciones bien distribuidas, podría bastar. Al final he participado en 27 competiciones de Championchip; no está mal, es el año en el que más me he prodigado. Y a pesar de ello, no he optimizado mi puntuación. Mis inscripciones han sido:

* 6 carreras triples ( 1 maratón, 1 media, 4 10k )
* 9 carreras dobles ( 3 medias, 6 10k)
* 12 carreras simples ( 4 medias, 5 10k, 3 5k)

Por tanto, me han sobrado muchas carreras simples y, en cambio, solamente una doble. Los participantes estrategas procuran inscribirse en carreras que les puedan garantizar mayor puntuacíon, para optimizar; es una buena táctica, pero no he llegado a esos extremos de especulación. Me he apuntado a las que me apetecíao veía posibilidades de podio. 

Al empezar el año, ocupaba las primeras posiciones, pero no lideraba. Ello no me preocupaba, porque veía que era el participante con mejor promedio de puntuación. Había un par de corredores con media algo mejor que la mía, pero enseguida ví que no se inscribían , así que me sentía favorito. 

Tras la Mitja de Barcelona, ocupo el lugar 12, pero sólo he necesitado 6 carreras para ello. Tambíen con sólo 6 carreras me precede un corredor, pero mi promedio es netamente superior. En los primeros puestos están corredores habituales, que se apuntan a toda cursa que aparece, hay 3 con más de de 10 realizadas ya, cuando aún estamos en febrero. Pero mi promedio es muy superior. Voy bien.




Tras la Mitja Sant Cugat ya llevo 9 carreras y mi posición mejora, pero aparece un problema en el horizonte. Un tal Andrés Marín Lebrero, que no ví en los puestos de honor del año pasado, lleva 5 carreras con un promedio espectacular, de 88 puntos, cuando yo estoy firmando 79. Investigo y me quedo estupefacto. Este señor es un atleta de siempre, un atleta de élite. Internacional por España, Campeón de España Junior ( 2 veces) de 10k marcha, Campeón de España Absoluto de 5k marcha, Subcampeón de 20k marcha (3) y de 50k marcha (2). 9º del Mundo de 50k en 1987. En fin, una máquina. Deduzco que en 2017 no ganó porque se lesionó; su última competición fue en mayo 2017. Ahora parece que ya vuelve a competir. 




Tras la carrera de DIR Diagonal en mayo, llega mi mejor momento: además de proclamarme campeón de mi categoría, ya ocupo la primera posición de la liga. Con sólo 12 carreras, suerando a varios competidores que ya tienen las 14 totales, o incluso más. Me mantendré líder durante los 5 meses siguientes. Lo malo es que a partir de entonces mi aliciente no es muy motivador: simplemente he de ver si Andrés Marín sigue compitiendo y sumando, o que esta competición no va con él. Si hace las 14 carreras , será el campeón; si no, lo seré yo.




Llegando el verano, hay pocos cambios en la clasificación, salvo que mi amigo Oriol Riba se coloca en segunda posición. Y como primero y segundo permaneceremos hasta septiembre. tras la Mercè Oriol es desplazado a la tercera posición, y después de la DIR Sant Cugat, se va a a la cuarta.





Y a todo esto, Andrés Marín ha seguido compitiendo mis esperanzas de que lo "deje estar" se desvanecen, cuando veo que a finales de verano y principios de otoño lo corre todo. Compite cada semana, hasta 11 semanas seguidas. Está claro que quiere ganar, si no, no tendría sentido. Llega mi peor momento, tras la cursa de Sant Martí el 4 de noviembre. Aquí aspiraba a podio, pero quedo cuarto, y encima Andrés Marín se pone ya líder, además ganando el la categoría en la misma cursa. Mazazo.



Y así quedará todo , excepto la remontada de Pitu Otero, que en la última carrera del año consigúe la octava doble puntuación que necesitaba y se pone tercero. Gran mérito el suyo , subiendo al podio en 2017 y 2018. Así quedan pues los lugares de honor:



Y esta es la relación de todas mis carreras Championchip de año:




Como se ve, no he optimizado nada, aunque de haberlo hecho tampoco habría logrado la victoria. Se ve como me ha quedado alguna carrera con más de 80 puntos sin contar, mientras en cambio tres de mis carreras de doble valor estçán puntuados por debajo de 80. Como anécdota, mi peor puntuación es en la Muitja de Terrassa, carrera que considero una de las mejores del año, pero en la que la participación de Carles Castillejo me dejó con apenas 71 puntos.

La puntuación de Andrés Marín es tan brutal, que con su promedio no sólo sería campeón también de la categoría M50, sino también de la M45. Una barbaridad. Pero sin quitarle mérito en absoluto, su victoria se fragua no sólo en las marcas alucinantes que logra a su edad, sino en el hecho de que sólo compite en 10k o distancias más cortas. Se puede competir perfectamente cada semana en 10k sin sufrir desgaste. Pero lo mío es otra cosa. Fijaros en la diferencia:

* Andrés Marín: 1 15k, 13 10k, 4 entre 6k y 8k
* Antoni Baltar: 1 maratón, 8 medias, 15 10k, 3 5k.

Y no cuento la Mitja de Ripoll, no cronometrada por Championchip. Obsérvese como hasta marzo llevo en mis piernas un maratón y 5 medias. 



Recibiendo la medalla (foto de Oriol Riba)


Alguna vez he hablado con Andreu Ballbé del asunto de las puntuaciones, y la verdad, la filosofía que hay detrás no es mala. Puede incentivar correr carreras poco frecuentadas, para optimizar la puntuación. Y los puntos - triple doble, sencilla - en general, se corresponden con el número de inscritos o nivel de popularidad de la carrera. Pero en una competición así, es una gran ventaja ir sumando a base de 10k. Por eso yo creo que la ponderación debería hacerse por distancia. En una Liga en la que puntúan carreras desde 5k hasta maratón, no me parece del todo justo y representativo hacerse con el triunfo compitiendo sólo en 10k, mientras que yo he estado en todas las distancias. 

Los premiados de la F55 y la M55. De izquierda a derecha, Joan Villuendas, presidente de la Federació Catalana de Atletisme; David Otero, presidente de l'Associació Esportiva Mitja Marató de Terrassa; Antoni Baltar (2º M55); Andrés Marín (1er M55); Josep Otero (3er M55 ); Conxa Coca (2ª F55); Tania Maria Poirson ( 3ª F55); Andreu Ballbé (Gerente Championchip). No acudió la campeona de F55, Mercè Puigdueta   (foto de Oriol Riba)


Por cierto, mientras posábamos para las fotos le dije a Andrés Marín que le intentaré ganar dentro de dos años, antes de que él pase a la categoría M60. También le comenté jocosamente que luego le pediría que me firmara una camiseta :-) Y eso es todo. intentaré repetir podio en 2019, aunque no será fácil.