MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Teletrabajar el 100% del tiempo es una mierda. Trabajar presencialmente el 100% del tiempo es una mierda aún mayor" (ANTONI BALTAR)

martes, 15 de marzo de 2022

LA MEDALLA MÁS LINDA Y DESEADA (3 de 3): EMPÚRIES

 (con todo mi cariño hacia el valiente pueblo de Ucrania, que se defiende de la salvaje invasión que sufre por parte del ejército ruso, bajo las órdenes del criminal de guerra Putin)


Llegamos a L'Escala el viernes tarde. El tiempo para el fin de semana se presentaba perfecto para correr un maratón: temperaturas frescas, cielo despejado y ausencia de la temida Tramuntana, que en más de una ocasión ha obligado a suspender el maratón. Que por cierto, estos maratones fuera de casa me encantaría que se celebraran el sábado por la mañana; así habría un día extra post-carrera para disfrutar de la ciudad en la que estás.

Esa misma semana había empezado el trabajo presencial, después de año  y medio de teletrabajo; y eso estuvo a punto de costarme el maratón. El viernes me encontraba bien, pero el sábado ya empecé a notar algún picor de nariz , y la noche del sábado fue la peor noche pre-competición de mi vida, sin duda. Estaba muy costipado, tenía mucha mucosidad y sentía frío, aunque no era una noche fría. Me desperté de madrugada, busqué mantas por el piso que habíamos alquilado, y finalmente me puse un jersey para dormir. Me encontraba fatal, se estaba incubando un buen trancazo. Me cabreé, conmigo mismo y mis compañeros de trabajo, que nos relajamos en el uso, o mejor dicho, no uso de la mascarilla, y el resultado ahí estaba. Seguramente me contagié jueves o viernes; si llega a ser antes, igual no puedo correr el maratón, porque lunes y martes posteriores tuve que guardar cama.

En fin, salgo muy temprano al encuentro de Cristian, que llega en coche esa misma mañana para disputar la media maratón. 



Charlamos un rato en el coche antes de salir a calentar, que aún es de noche y poca gente ha llegado. Suerte de la carrera de 10k y la media maratón, porque si no el ambiente sería muy deslucido. Este año, entre la pandemia y que Empúries ha tenido que desplazarse de su habitual mes de mayo a octubre, pasando a fechas muy cercanas al maratón de BCN (también desplazado de fechas), la participación será muy escasa, de menos de 200 atletas. Es una auténtica pena. A mí no me importa del todo, la verdad, porque me gusta eso de la soledad del corredor de fondo, y recuerdo con nostalgia y cariño aquellas maratones del Mediterráneo, de tan escaso público como participantes.

Ahí estoy, preparado para la salida
Ahí estoy, preparado para la salida

Se va a dar la salida, ya llegan los soldados romanos desde las ruinas escoltando a los corredores. Por despiste, yo ya estaba esperando en el lugar. La salida será simultánea para las 3 distancias. Ah, ¡el objetivo! Bueno, en esta carrera en que busco medalla, tendré que estar pendiente de los corredores que aparenten ser de mi categoría de edad. Había estado pendiente de la lista de inscritos, pero no sabría quien estaba federado o no, y además no quería obsesionarme mucho, siendo esta maratón mi regreso a la distancia después de haber sido operado. Mi marca en la Mitja del Maresme, 1:36:03, me hacía esperar acabar el maratón entre 3:22 y 3:30. No iba a estar obsesionado por el ritmo, me fiaría de mis sensaciones y del pulso. La idea sería intentar bajar de 3:25, corriendo la primera mitad a ritmo de 4:50, y la segunda a ritmo de 4:45. De lograrlo, saldría maratón en 3:22. Si no es posible y me quedo en el ritmo de 4.50, maratón en 3:24.

Salida. Atención al tipo del gorro delante de mí, que luego hablaré de él...

Allá vamos, como se puede apreciar, salimos sin separación entre nosotros, y muy pocos con la mascarilla puesta. Pero tiene su utilidad, ya que después de los primeros metros, la uso como pañuelo para sonarme los mocos antes de desprenderme de ella.

El primer km me sale un pelín lento , a 5:01, pero enseguida voy ajustando. Por cierto, el circuito es más o menos a doble vuelta, discurriendo entre L'Escala y Sant Martí de Empúries, con mucho recorrido en carretera solitaria. y pocos tramos urbanos con público, en un día que además, es frío para el espectador pero, como comenté antes, ideal para correr.


Llego al km 5 en 24:29, un poco más lento ( 11") que lo necesario para 3:25 .  Al llegar al 10 he empeorado un poco, ya son 18 los segundos perdidos. Ahora volveremos a pasar por la zona de salida, para dirigirnos al centro urbano de L'Escala, para después proseguir por el largo Paseo Marítimo, el puerto , y vuelta al centro urbano. Los kms del 10 al 15 me son favorables, y el saldo es de 23" a favor. Bien. Ya saliendo del núcleo urbano, llego al km 20 con 20" de margen. Medio maratón en1:42:15, está bien. Planeaba hacerlo en 1:41:58, pero para acabar en 3:25 valía 1:42:30, así que voy bien.




Es en el inicio de esta segunda mitad del maratón cuando empiezo a cabrearme. Como dije, somos muy pocos, y algunos de nosotros están corriendo en pequeños grupos. Yo voy a la mía, solo, pero empiezo a notar que llevo pegado a un corredor atrás . Y eso empieza mas o menos en este momento, y se va a prolongar hasta el km 30, ya en el segundo y definitivo regreso al Paseo Marítimo. Mi cabreo se debe a que no me parece bien, en una carrera tan solitaria, pegarse detrás de un corredor, sin decir nada, y aprovecharse de su ritmo. Encima las zapatillas del menda este hacen un ruido bastante molesto. A mí los parciales me van saliendo, al km 25 he llegado con 16" de margen, y al 30 con 25". El pulso se ha mantenido por debajo de 160 (85% de mi FCM, calculo) hasta el km 25, está bien. 




Pasado el km 32 veo aquí a Cristian, que ya ha acabado su medio maratón y pasa a animarme. Me pregunta como voy, y le contesto algo así como "depende de la edad del tío que me sigue". Vamos, no sé si es rival para medalla o no. Insisto en que mi objetivo no es una marca concreta, sino lograr medalla. Ya hacia el km 33, acabando el Paseo, decido frenar algo mi ritmo, y le hago gestos al chupón de que me pase, que tire para adelante. Antes me he apartado a un lado de la carretera exageradamente, para evidenciar mi malestar; una cosa es que se aproveche de mi ritmo, y otra es que encima se me pegue al culo. Cuando por fin se pone a mi lado le digo, "te voy a comprar unos silenciadores  para las zapatillas". ¡Estoy harto de escuchar ese ruidaco!"




Como el tipo parece un +55, le pregunto si es federado, para saber a qué atenerme. Me contesta que no, y así me quedo más tranquilo. Me dice que su objetivo es hacer menos de 3:25, sin concretar. Seguimos juntos, pero este dúo dura poco, porque empiezo a tener molestias en los gemelos , y tengo que aminorar algo el ritmo. Esto acontece hacia el km 36; al 35 he llegado en el tiempo previsto para acabar en 3:25. Pero a partir de aquí no voy a poder conseguirlo, ya no puedo mantener el ritmo de 5 el km al que me había puesto. El tipo se aleja, y mi consuelo es que no me robaría lugar en el podio del Campeonato de Catalunya; sí en el de la categoría +50, pero hoy he venido a quí a por eso. Adelante.

Este ha sido mi gran acierto en este maratón: mantener la cabeza fría. Cuando se me ha escapado el "chupón" he decidido que no valía la pena arriesgar, sufrir  un contratiempo que me impidiera terminar. Unos kms más , y me alcanza un corredor que sí me preocupa, porque lleva camiseta del Cornellà Atlètic, tiene pinta de ser +55 , y si es de ese club es muy probable que esté federado. Intento aguantarle, pero me va a costar. Cuando finalmente se me escapa al salir del centro urbano, ya en el km 38, tomo la mejor decisión de este maratón: no intentar alcanzarle. Mejor perder un lugar en el podio que lesionarse y no poder acabar el maratón. Además empiezo a notar sobrecargado el talón izquierdo; por desgracia semanas después sabré que eran los primeros síntomas de una fascitis plantar que aún padezco y de la que me estoy tratando cuando escribo esto, ya a mediados de febrero ( y continúo haciéndolo en marzo, este maratón ha sido laaaargo :-) )

Aquí llevaba ya pegado detrás al  atleta del Cornellá Atlètic, que finalmente me pasó al salir del pueblo... Pero este era un tipo legal, no como el chupón anteriormente mencionado



Mi ritmo ya cae a 5:30, pero guardo fuerzas para intentar entrar con potencia. Lamentablemente, la foto final no refleja ese último esfuerzo, y parece que vaya andando cuando rebaso la linea de meta en 3:27:29. La segunda peor marca de mi vida, pero amigo, hay que valorarlo, que apenas 11 meses antes salía de un quirófano.

No parece la llegada de un campeón de categoría de maratón, ni mucho menos... (foto de Fotoinstant)

Apenas cruzo la meta, noto una extraña sensación de tristeza. Siento que no he ganado el maratón, y yo "necesitaba" la medalla de oro... Mientras me dirijo a buscar mis cosas, me encuentro con el corredor del Cornellà Atlètic. Le felicito, y le digo algo así como " bueno, a ver si conseguimos medalla. Si yo la tengo, seguro que tú también, que me has ganado").

Aún mantengo alguna esperanza. Cristian me hace un gran favor, se va a indagar el resultado de los federados a la carpa de la Federación. Creo recordar que lo intenta dos veces, Y a la segunda , vuelve con el notición: SOY CAMPEÓN DE CATEGORÍA. ¡FELICIDAD COMPLETA! Así que el de Cornellà Atlètic no era federado...

Un maratón algo deslucido, como comentaba al principio, por la escasez de participantes. Federados, poquitos. Y como suele pasarme,  cuando gano la medalla de oro en una carrera, suelen no presentarse el segundo y tercero. Yo como plata o bronce siempre presento mis respetos al ganador. En fin... :-)


Campeón de Catalunya de Maratón categoría M55 (foto de Cristian)


Consigo por fin medalla en la única distancia del fondo en que no había sido galardonado nunca, ni en carreras populares ni en campeonatos. En la distancia que de verdad me importa, mi amada maratón, un mes después de cumplir los 58. Deseando hacer los 60 para ganar en la categoría M60 ;-) Por cierto, al segundo clasificado le he sacado más de media hora. Y yo sufriendo  por la medalla! Pero es lo que tiene este tipo de competición, falta un esfuerzo organizativo. En mi única experiencia de competición con la Federación Española, en el Maratón de Palma 2017 (campeonato de España), los federados debíamos correr con dorsal en la espalda , además del frontal, para informar de nuestra categoría, y poder visualizar a nuestros rivales en carrera. Como debe ser!

Con Vicenç Soler, medalla de bronce de la categoría M65 (foto de Cristian)



Bien, objetivo conseguido. Me hubiera hecho ilusión poder hablar de mi siguiente reto, pero aún no lo tengo. La idea era disputar el campeonato de España de Maratón, que se celebrará en Zaragoza en el mes de abril. Pero la fascitis plantar me lo ha impedido. La recuperación diría que está en su fase final. En diciembre dejé de correr (sólo dos competiciones de 5k, sin entreno de running), y ahora mis deportes son la bici estática y el remo indoor (al que le estoy cogiendo gustillo, lo confieso). Espero poder correr algún maratón a final de año, aún no sé cual. Si se convoca por fin el Campeonato de Catalunya de Media Maratón, del cual soy el  subcampeón vigente de la categoría M55 desde 2018! (porque ese fue el último año en que se disputó...Vergüenza de la Federació Catalana d'Atletisme, a ver si la nueva presidenta proclamada esta misma semana trae nuevos aires), allí que iremos...




Disculpad mis escasos pero muy fieles seguidores por este tiempo ausente del blog. Como algunos sabéis, tengo una nueva afición, (mejor dicho, me ha vuelto una gran afición que ya tuve), el ajedrez por correspondencia, que me roba mucho tiempo, pero a la vez me proporciona esas satisfacciones y endorfinas que el running ahora no puede darme. ¡Qué ganas!