MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Nulla aesthetica sine ethica. Ergo apaga y vámonos" (No hay éstética sin ética). JOSÉ MARÍA VALVERDE.


miércoles, 25 de enero de 2017

Y para todo lo demás, Master Card...

(34ª Mitja Marató de Sitges, 15.01.2017)





Mañana soleada y frío moderado para afrontar este Medio Maratón al que llego con la ilusión y los nervios de un debutante, ya que son casi dos años sin competir en esta distancia. La última vez fue en la Mitja de Gavà el 1 de marzo de 2015, como test previo a la Marató de Barcelona. Llego muy temprano, para evitar las habituales largas colas de recogida de dorsal, y la posterior para el guardarropa. He venido desde BCN con Jaume Bajo, el gran atleta discapacitado visual, que compite más que duerme, ya que hoy en Sitges inaugurará un ciclo en el que correrá un Medio Maratón cada semana (Sitges-Terrassa-Santa Coloma-Granollers-BCN-Gavà) como antesala al Maratón de BCN. A mí no me gusta juntar tanta competición, y planeo correrlos en alternancia: Sitges, Colomenca, BCN , los tres a tope, y finalmente Gavà como test, a ritmo previsto de maratón). Sí señores,¡ maratón por fin! El último fue BCN 2015... 

... Y pocos meses después de ese maratón llegó mi doble lesión, con lo que me despedí de la competición el 26 de septiembre de 2015. Un año después, el 4 de septiembre de 2016, volvía a dejarme ver en la salida de una carrera popular, en Poble Nou (carrera de barrio, entrañable, que espero repetir en más de una ocasión).


Entrando en meta en Poble Nou 2016, poco después de la liebre sub 45 (a la que no seguí)

Mi plan para la vuelta a la competición era motivarme apuntándome a carreras en las que nunca hubiera participado antes; ya que a corto plazo no podía esperar estímulo por la marca, si al menos por el ambiente. Así que a las "inevitables" Bombers, Jean Bouin y Nassos añadí la citada del Poble Nou, Mercabarna (5k), Correbarri y Sant Martí. También corrí en Sagrera, de la que tenía muy buen recuerdo de mi única participación en 2012, en la que había conseguido una de mis mejores marcas de 10k. 







Cruzando la meta en Mercabarna.  En esta carrera y Sant Martí el avituallamiento post-competición fue todo un festival: butifarra, fruta, helado, cerveza...


Los objetivos que me iba marcando eran asequibles, pero no fáciles para mi estado de forma. En Poble Nou, para mi "debut" me planteé sub 45' y lo conseguí, pero costó lo suyo, ese día el calor era infernal. Luego inicié un ciclo de 8 semanas para llegar a Correbarri a bajar de 43', con el objeto de asegurarme el segundo cajón en la Jean Bouin (sub 43'; el primero es para los sub 37' y ese no lo consigo ni de broma).


Poco antes del km 1 de Correbarri (Foto de David Jiménez, Blog Maldito Runner)


En Correbarri acabé con un sabor agridulce. Contento porque terminé holgadamente por debajo de 43' (42:10), y porque mi marca se tuvo en cuenta en el cómputo de mi equipo (Puntúan los 35 primeros chicos y las 15 primeras chicas). Pero amigos, había tenido dudas entre competir por Sant Andreu, mi barrio natal, o Gracia, mi barrio de corazón, y finalmente elegí este último. Y el destino caprichoso hizo que Sant Andreu consiguiera la victoria final, arrebatándole el trono a Sant Martí por primera vez en la historia de esta competición, mientras Gràcia quedaba en 8º lugar (uno de los peores, o el peor directamente, de su historia).

Pero bueno, con Sant Andreu no hubiera puntuado mi marca, porque los 35 primeros bajaron de 40' (nivelazo). Y yo prefiero ser cabeza de ratón que cola de león, y ser protagonista de mis fracasos antes que comparsa en mis éxitos... (mmm, esto ha sonado algo chulesco, pero lo voy a dejar)


Saludando al speaker, en la última curva antes de meta de Correbarri


En Bombers y Jean Bouin conseguí mejorar la marca de Correbarri, con 41:56 y 41:41 respectivamente. Pero lo mejor de todo es que me estaba divirtiendo al competir, cuando normalmente sufro mucho en las carreras de 10k. Y también me estaba gustando saborear la salida de cajones privilegiados (sub 40' en todas estas carreras), fruto de mis últimas marcas sub 40', conseguidas en el ya lejano mayo del 2015.  



Calentando en el cajón de salida de la Jean Bouin (foto de JJ Vico)


Después de estas dos clásicas que ya tenía casi olvidadas (Mi último Bombers fue en 2013 y la Jean Bouin en 2012, en la que firmé un gran 39:50), llegaban dos carreras ilusionantes, por la novedad una y por el buen recuerdo otra: Sant Martí y Sagrera.

Afrontando el tramo final de Sant Martí


En Sant Martí, con una subida salvaje hacia el final que destrozaba, conseguí mejorar aún más la marca de Jean Bouin, con 41:29. Y en Sagrera, la perspectiva era buena. La carrera me salió mejor de lo que esperaba, acabando en 40:48. 

En Sagrera, al principio de la segunda vuelta (foto de CarlesCat, Corredors.cat)


Acabé muy contento porque mi marca, introducida en la calculadora VDOT de Jack Daniels , me daba un valor de 50.8 , así que al sobrepasar los 50 puntos, la aplicación me asignaba un color de nivel nuevo . Eso era un empujón de moral importante :-)

En la Sagrera, último km (foto de David Jiménez, Blog Maldito Runner)


Y ya, para acabar el año, sólo restaba la clásica Nassos. Salía de buen cajón, pero esta carrera siempre, y no es culpa de la organización, será un caos debido a la mezcla de distintos intereses - mera diversión de fin de año para algunos, búsqueda de marca personal para otros  - y, sobre todo, de ciertos elementos incívicos, llamémosles técnicamente gilipollas , que cometen locuras apenas dada la salida, como correr por el bordillo o empujar con las dos manos la espalda de un corredor (espalda propiedad de servidor de ustedes).

Total, en la noche de san Silvestre no conseguí mejorar mi marca reciente de Sagrera y rompí la progresión ascendente, con un 41:15. Pero aprendí una cosa: no es bueno enchufarse 2 hamburguesas y media apenas 3 horas antes del inicio de una carrera...


video
Llegada a meta en Nassos 2016


Y ya después de este necesario flashback - porque amigos, este blog nació para servirme de diario personal, con la peculiaridad de que lo hago público. Más tarde me he dado cuenta de que sería más bonito y útil para todos si escribiera en plan pedagógico, como el gran David Jiménez hace en su imprescindible BLOG MALDITO RUNNING PUB -, volvemos a Sitges , 15 de enero 2017. Después de dejar a Jaume Bajo con su guía, me quedo en el Hotel Calípolis a resguardarme del frío. Salgo cuando toca a calentar, con mi chubasquero chino y mis guantes de frutería, y coincido en el paseo de la Ribera con Enric Idem, es decir, Ribera (Enric, perdona la broma tonta, no he pogut evitar-ho). Carrera contínua, unas pocas progresiones, y nos vamos a la salida, en la que estaremos en el primer cajón (buena cosa, porque la salida es más bien estrecha).


Enric Ribera, que sin estar al 100% firmó un magnífico 1:27:07 (foto de Ariadna Clayton)


Le he dado muchas vueltas al coco para determinar mi objetivo en esta carrera. La calculadora VDOT de Jack Daniels me pronostica con la marca de Sagrera 1:30.20. La calculadora de Mc Millan es menos optimista y ofrece 1:30:57. Es mi primer medio maratón en 2 años y no quiero fastidiarlo por salir a un ritmo demasiado ambicioso, pero tampoco quiero hacer una marca por debajo de 1:30:20, porque sería un retroceso, bajar el VDOT. Así que me planteo una estrategia progresiva: llegar al km 10 a ritmo de 4:17 el km, y a partir de ahí, si me es posible, ponerme en 4:15. De salir bien el plan, 1:29:59, sub 30, barrera psicológica pasada. De no poder acelerar y quedarme en 4:17, 1:30:20, que es el tiempo que mi marca reciente de 10k podía presagiar.

Sitges, poco después del avituallamiento del km 10 (foto de JJ Vico).


Me gusta el plan, así que me anoto a bolígrafo en el dorso de la mano los tiempos de paso por el 10k y el 20k: 42:50 y 1:25:20 respectivamente. Tomo la salida con prudencia, porque en Sitges recuerdo que suelo salir a lo cabra loca - ¿sólo en Sitges? - , pero esta vez lo cuadro, 4:16 el primer km. El perfil de los primeros 5 km es muy favorable, casi todo bajada. Dejo de ver algunos puntos kilométricos, pero me están saliendo muy buenos parciales, por debajo de 4:15. cuando llega la parte difícil, compruebo que es cierto que el circuito ha mejorado bastante: el cambio principal es que las vías del tren se pasan por arriba, no por debajo, con lo que se elimina una cuesta muy puñetera que siempre me destrozaba. Total, que llego al km 10 en 42:23, con un importante colchón de 27 segundos. Al tratarse de un circuito a doble vuelta, ya no habrá sorpresas; se trata de aguantar. 

En un tramo de bajada, Sitges 2017 (foto de Ariadna Clayton)


Viene muy bien saber que los primeros kms de esta segunda vuelta serán favorables. Pero al llegar al km 16 y al 17 acumulo unos parciales no muy buenos, 4:24 y 4:25 respectivamente. Es un evidente bajón, pero no llega a ser pájara, así que me rebelo y vuelvo a tirar. Poco antes me ha pasado David Jiménez, que ha sido colocado por error en el último cajón teniendo marcas de sobra para el primero, así que nuestro amigo se ha pasado más de la mitad de la carrera corriendo en progresión.

Llegando al 18 veo la espalda de un corredor de Tremp Runners. No me sobran las fuerzas, pero aprovecho para felicitarle por su hoja Excel del Maratón de BCN 2015, y charlamos un poco. Me anima , seguimos un buen rato juntos y luego se va. Pero para entonces ya me he puesto en un buen ritmo, y llego al km 20 en 1:25:13. Me he pulido gran parte del colchón, pero ver el objetivo al alcance de la mano me da alas. 

Hay un momento terrible, y es que al girar para encarar la última recta en el paseo de la Ribera, el tramo sin asfaltar, veo demasiado lejos la línea de meta. En ese instante eterno, me desespero y pienso que no voy a poder firmar ese sub 1:30. Pero aprieto los dientes, decidido a darlo todo. Me animo cuando el crono de meta se hace visible, y aún marca 1:29:xx . Dde todos modos no puedo confiarme, porque al haber salido del primer cajón habrá muy poco decalaje entre mi tiempo oficial y real. Acelero y ... ¡PREMIO! Entro antes de que el reloj  marque la hora y media. Mi tiempo real es 1:29.48. Grito como loco,¡eufórico!


video
Llegada a meta en Sitges 2016


Estoy feliz, tanto como si hubiera hecho marca personal. Busco a JJ Vico, no le veo. Luego busco a David Jiménez, y tampoco. Poco después me encuentro con Rafa Pérez, y luego con Enric Ribera, y a los dos, por separado, les cuento mi "hazaña" con un meme verbal, que al día siguiente pondré por escrito en el blog de David, pero que a mis coleguis, una vez montado, se lo envío por Whatsapp. ¡Y es que estoy feliz, sí! 





Y ahora, como decía al principio, a seguir con la Mitja Colomenca, la de BCN y a ver qué pasa. Mi resultado en Sitges me da mucha moral; no puedo evitar hacer comparaciones. Preparando el Maratón de San Sebastián 2014, a 12 semanas del mismo conseguía 1:32.07, y no era hasta 6 semanas antes que lograba un sub 1:30. Este sub 1:30 de Sitges llega ya 8 semanas antes. Y atención, que hace 2 años aquí firmé un entonces decepcionante 1:29:43 - salí con el objetivo de al menos 1:28:30 -  para luego hacer maratón en 3:01.18...

No hay comentarios: