MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Cometer demasiados errores humanos es inhumano" . ANTONI BALTAR.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Dormí Campeón de Catalunya de Media Maratón M55 ( y no fue un sueño)

(40ª Mitja Marató de Ripoll, 18.11.2018)


Dedicado a José Luis Blanco, presidente de La Sansi, que siempre me dice: "no vayas a esas carreras de pachanga". Con cariño, Wiss, el meu president, te brindo mi primera medalla en La Sansi, y espero que le sigan muchas más



Esta vez empiezo por el final: el diploma que la Federació me envió por e-mail a las 12:51 del lunes 19, pasadas ya más de 24 horas desde que crucé la meta y de haberme
colgado la medalla de oro de campeón



Pasada la prueba de esfuerzo y con la ficha federativa, me apunto a la Mitja Marató de Ripoll, que será sede del Campionat de Catalunya de Mitja Marató. No me llega en un momento demasiado oportuno, pues yo en medias fuera del ciclo de maratón tengo poca y no demasiado buena experiencia. Y además, vengo de firmar una decepcionante trilogía: tercero en la cursa DIR de Sant Cugat - trofeo sólo para el primero - , no se qué posición en la Marató del Mediterrani por parejas - lastrando lamentablemente a mi pareja Enric Ribera, que está como un toro -  y, finalmente, cuarto -la posición más odiosa, la medalla de chocolate - en la Cursa de Sant Martí.

Hacia la mitad de la Cursa DIR Sant Cugat. El jovenzuelo que tengo detrás me siguió hasta la meta, y al cruzarla ni me saludó ni agradeció mi trabajo de liebre personal e  involuntaria; en mi opinión debería haberlo hecho (foto del equipo JJ Vico)

Cruzando la meta de la Marató del Mediterrani con Enric Ribera. Voy aguantando el dorsal,que se rompió antes de la salida. Sufrí durante casi toda la carrera. Enric, la semana siguiente, bajaba de 1:26 en la Mitja del Prat. Aún siento la vergüenza de haberle lastrado de esta manera tan exagerada (foto de JJ Vico).

Sufriendo hacia el km 8 en Sant Martí. Luché, mejoré algo la marca respecto a la Cursa del DIR, aspiraba a podium de manera realista , pero apareció un sub 40' con el que no contaba que me bajó a tierra (foto de Ariadna Clayton).

Dos semanas después de Sant Martí, puede llegar mi desquite. Eso sí, analizando la lista de inscritos, veo un par de claros favoritos, aunque no puedo saber si son de mi categoría, ya que las categorías oficiales van de 5 en 5 años, y en la inscripción de la Mitja de Ripoll para las categorías de mayores hay un M+50 , y ya está. Uno de ellos sí sé que es concretamente de mi categoría, y sospecho que puede estar federado. Para los profanos, deciros que en estas carreras open hay premios para las categorías que establezca la organización, y sólo para los federados hay medallas de las categorías oficiales, a las que los no federados no tienen acceso.

Este Campeonato de Catalunya de Mitja se convoca apenas empezada la temporada - día 1 de noviembre - y es el segundo que se celebra en 2018 (el anterior, correspondiente a la temporada 2017-18, fue en abril en Sant Cugat). Como decía, no llega en mi mejor momento: Apenas 2 semanas de temporada y ya me juego el primer título, además aquel en el que puedo conseguir algo; en 10k y 5k hay demasiada competencia.

Días antes de la carrera, decido dejar de obsesionarme con los rivales, que estoy abusando de ello últimamente, y decido centrarme en mí y mis posibilidades. Y la idea es llevarme a la familia de turismo. Pero lamentablemente, se prevé un tiempo tan horrible, con frío, lluvia, y la cota de nieve bastante baja, que me veo obligado a anular la reserva de hotel para la noche anterior. Así que me presento solo el domingo, viniendo en un tren de cercanías que sale a las 7 de BCN y tiene prevista su llegada a Ripoll a las 9, una hora escasa antes de la salida. Por ello me paso el viaje inquieto ( cercanías tiene una fama, tristemente justificada, de impuntualidad) . Trazo un plan de emergencia, que básicamente consiste en prepararme en la estación anterior con la ropa de competición y un abrigo, salir al trote o lo rápido que haga falta del tren a la zona de salida, y allí ponerme el dorsal y el chip - esta carrera no la cronometra Championchip - y salir. Por fortuna, no es necesario. El tren llega casi puntual, y me puedo ir a la zona de salida tranquilamente. 


La mítica torre del Monestir de Santa Maria. Aquí se situó la meta


El recorrido de esta Mitja consiste en salir de Ripoll, a unos 600 y pico metros de altura, y cubrir un desnivel de  algo más de 100 metros hasta Sant Joan de les Abadesses. Allí, que coincide más o menos con la mitad de la carrera, se gira y se emprende la bajada de vuelta a Ripoll. Una vez finalizada la carrera, diría que el trazado me recuerda en parte a la MItja de Granollers y a la Colomenca. A la de Granollers, por empezar en subida yendo a otra población - La Garriga - y volviendo al origen en bajada, si bien diría que en Ripoll el desnivel es más pronunciado. Y a la Colomenca me recuerda también por ser ida y vuelta , pero así como en Granollers la subida y bajada son constantes, aquí en la de Ripoll y la de Santa Coloma, la subida - y por consiguiente luego la bajada - contiene repechos, no es una ascensión constante. Pero eso no lo sabía al tomar la salida, lo fui descubriendo con el paso de los kilómetros...

Techo del Monestir , en la parte que me sirvió de verstuario. Cambiándome ante siglos de historia...

La estrategia de carrera que me hago es intentar completar la subida a un ritmo promedio de 4:20 , y luego en bajada intentar ir a 4:10. De conseguirlo, sub 1:30, marca que antes me parecía que tenía más que dominada, y ahora me está costando. Vamos, que desde mi 1:26:51 en BCN, pre-maratón, en mis siguientes medias - Gavà, Sant Cugat, Mediterrani - no he conseguido bajar de esa cota. El ritmo de 4:20 lo considero asequible, ya que es el promedio que conseguí en Mediterrani. Tampco está chupado, porque Mediterrani es llano, pero confío en que habré mejorado algo desde entonces.

Todavía no llueve, aunque está claro que lo hará, el cielo está totalmente cubierto. Hace frío, pero no tanto como esperaba. La previsión era de 6 grados, con sensación de 2 debido a la brutal humedad del 100%. Quizá sean esas las condiciones reales, pero el caso es que no me parece que haga tanto frío, así que decido sí ponerme los manguitos, pero prescindir de los guantes. Ahora, de repetir la carrera, sí me los pondría, la verdad.

Calentando en la recta de salida (foto de DP Fotògrafs)


Saludo a algunos colegas federados - Anna Riera, también nuevo fichaje de La Sansi - y el inevitable Francisco Díaz Plata, que no hay carrera fuera del área metropolitana de BCN en que no me lo encuentre - maratones de Donosti y Palma incluidos - y hacia la salida, tras un corto calentamiento al trote y un par de progresiones. 

En algún blog había leído que no hay señalización de puntos kilométricos, pero en la práctica sí los habrá, pequeñitos y situados a la derecha de la carretera. Comprensible que no los hubiera, ya que tras un breve callejeo por Ripoll ya nos vamos a la carretera de Sant Joan de las Abadesses, en la que discurre el 90% del recorrido. Aparte de algunos pocos paseantes y runners entrenando, que nos animan con entusiasmo, estamos solos los participantes - unos 250 -  y los voluntarios, ya bajo una lluvia "a la vasca", más o menos tenue según el momento, que prácticamente no nos abandonará hasta el final. 

Km 4 . Mis inmediatos perseguidores se fueron descolgando. Al dorsal 61 al final le saqué casi 4 minutos, y al siguiente casi 3 (foto de DP Fotògrafs)


Desde el km 4 voy encadenando parciales de 4:24, que tolero porque alguno anterior me ha salido más rápido. No me obsesiono, pero soy consciente que voy por encima del ritmo objetivo; me "perdono" por el ascenso que estamos realizando. Por cierto, la gente "trailera" o de montaña dirá que el recorrido es feo; pero a mí, que soy tan urbanita, ver estos preciosos paisajes pre-pirenaicos del Ripollès es bálsamo para el alma y los sentidos. 

Al ser pocos corredores, y con la carretera a completa disposición para nosotros salvo algunos tramos, me permito la legítima licencia de correr de manera tangencial, estrategia muy sabia, sugerida por Greg McMIllan, y no entiendo que la gente no suela adoptarla. Para los dudosos, os aseguro que hacerlo ES TOTALMENTE LEGAL, siempre que no salgamos del circuito señalizado. Si os remuerde la conciencia, mirad el GPS y ese atisbo de duda se disipará de inmediato.

Antes de llegar a Sant Joan de les Abadesses, ya viene el futuro campeón de Catalunya bajando como una bala. En sexta posición, Juanma Álvarez, que mantendrá ese puesto y se proclamará campeón de Catalunya de la categoría más joven de veteranos, la M35. Le saludo y animo con el dedo, he de guardar energía. Y hablando de energía, estoy siendo conservador; no me atrevo a ponerme aún a 170 pulsaciones. Sé que con el frío suben más lentamente, y estoy yendo como mucho a 166, con algún ocasional pico de 171 tras algunos repechos. Quizás, como autocrítica, debería ser más agresivo; pero tengo un reciente mal recuerdo de la Mitja del Mediterrani, y no quiero "petar". 

Juan Manuel Alvarez Ramos, a la derecha, campeón de Catalunya en categoría M35. Juanma se ha "fugado" esta temporada de La Sansi, justo cuando yo me incoporo, es una pena (foto de DP Fotògrafs)


Poco después, ya a punto de entrar en Sant Joan de las Abadesses, me cruzo con el que consideraba el gran favorito para ganar mi categoría. Durante apenas un instante, me ilusiono con la posibilidad de atraparle en la bajada, pero cuando compruebo que aún me falta mucho para dar la vuelta , esa posibilidad queda descartada, me lleva una ventaja enorme, que no me molesto ni en calcular. Me viene a la cabeza también que hay un corredor del CA Running, que creo que es de mi categoría y que me venció en la cursa del Poble Nou arrebatándome el podio, que también es posible que vaya delante de mí. Así que hacer podio hoy está muy complicado. 

Bueno, giro y para abajo. Me cruzo inesperadamente con Marc Cornet, que me anima. Marc siempre con una sonrisa, qué envidia, eso es maravilloso, yo voy siempre un pelín agobiado... Ya hay bastantes charcos en la carretera y tengo, tenemos, las zapatillas totalmente empapadas, no es cómodo. Pero viene la bajada, estaré ya más pendiente del ritmo que de las pulsaciones, intentando encadenar sub 4:10 de parcial en las bajadas. Dejo atrás con relativa facilidad a los dos que me acompañaban en la entrada a Sant Joan, y sigo bajando. Hacia el km 18-19 me da alcance un corredor, y aprovecho para preguntarle "sutilmente": "em pots dir quina edat tens?" . Me contesta que 43, a lo que con alivio le digo "doncs ja pots passar" y le hago el gesto de que me adelante ;-)

Le tendré de referencia visual muy cercana - a final me sacará apenas 10 segundos -, lo que me es muy útil para mantenerme concentrado y motivado. Ya nadie más me dará alcance. Bueno sí, otro corredor, poco sospechoso por su aspecto de ser M55. Definitivamente, suelto el "freno cardíaco", y trato de darme toda la caña que puedo.  Ultima recta y giro a meta. Quería intentar finalmente sub 1:31, pero no cae por poco.



Cruzo la meta. Espero a ver si aparece Marc, porque no me parecía que le llevara tanta ventaje en Sant Joan de les Abadesses. Me pongo a trotar, Marc sigue sin llegar, y decido ir a por una hamburguesa de ternera con una llesca de pa amb tomàquet, magnífico avituallamiento el que ofrecen al final de la carrera, por el que renuncio gustoso a mi habitual bebida post-competición, que aguarda en el guardaropa. No veo aún a Marc - luego compruebo que le saqué 13 minutos, que se hacen eternos con el frío - , y antes de irme a cubierto, me intereso por la clasificación de categorías, pero aún no me la ofrecen. Un señor amable de la Federación me pide el mail para enviarme la información, por si me voy. Le pido que lo escriba el mismo, porque mi mano izquierda, la buena, no me responde bien (sí, tenía que haber corrido con guantes).

Me voy al guardarropa, me encuentro a Juanma Álvarez, charlamos, le ofrezco un panallet, comemos, y estoy tan nervioso que no me doy cuenta que estoy en público y me quedo en pelotas. Me he despelotado en una iglesia, sacrilege! Le digo a Juanma que no creo que haya podio para mí con mi discreta marca, pero que oye, ser cuarto, o sexto de Catalunya no está nada mal. En eso aparece el señor amable con la clasificación, una hoja por categoría. Habla con Hasna Bahom, que no sé que ha ganado, pero lleva una copa. La gran Hasna, decenas de veces ganadora en Mitges y 10k. Por fin, el hombre alto y amable de la Federación me pregunta, "com et dius?", Antoni Baltar, "has guanyat", Qué? "Sí, sí, has guanyat". Como segundo clasificado me parece - no puedo jurarlo - leer el nombre del favorito. Pienso, pues el tío estaba federado, pero habrá sufrido un percance, qué raro ... Y estoy seguro de haberle visto esperando en la recogida de premios, pero no he visto que se llevase ningún premio de la carrera open. ¡Campeón de Catalunya! Euforia. Pero me controlo.

Con mi medalla de oro (foto de Juli)


Estoy feliz, ya habrá tiempo para la autocrítica. Pero mi familia no está conmigo. Marc estará con la suya, Juli y Anna Riera - que hace doblete con copa y medalla de plata como subcampeona de la open W50 y de Catalunya W50 - también se van, y Juanma desaparece igualmente, así que he de celebrarlo solo. Por cierto, hablando de solo, echo a faltar que ni el segundo ni el tercero aparezcan a recoger sus medallas. Lo puedo entender cuando el acto de entrega te obliga a un desplazamiento, pero aquí no es el caso, porque ya estás en el lugar. Sólo se me ocurren tres motivos:

1) Tienes la casa hasta arriba de copas y medallas ( hey, no es una posibilidad tan remota: yo conozco al menos 3 personas que están en ese caso; y algunos, a pesar de ello, siguen recogiendo los trofeos)

2) La entrega de premios estaba prevista a las 12, Se ha celebrado como una hora después. Tenías prisa y te has ido. Mmmm..., vale, lo compro (pero me cuesta)

3) No estás de acuerdo con el resultado final, y te vas porque estás cabreado, o como acto de protesta. Valeee, pero creo que lo mejor es reclamar allí mismo: había un representante de la Federació Catalana, como mínimo.

En fin, los ausentes sabrán sus motivos...

Con mi primera medalla como corredor de La Sansi. Aún no tengo la equipación, así que rindo honor a mi patrocinador virtual, ASICS (foto de DP Fotògrafs)

Bueno, a celebrar, que es a lo que iba. Sólo, sí, ¡qué le vamos a hacer! Me voy al Canaules, magnífico restaurante del que he oido hablar muy bien, y por ello había reservado mesa para tres. Lo descubrí por casualidad, pocos días antes, gracias a un artículo del diario Ara; en éste se hablaba de su notable cocina y de la anécdota de que la carta está en catalán, francés e inglés, y no en castellano (por cierto, y esto es obervación mía, tampoco está ni en alemán, ni en italiano, ni en gallego ni en euskera). Por el motivo de no disponer de la carta en castellano, hay clientes que abandonan el local - declarando que esa es la razón de su marcha, me aseguran en el Canaules - y, otros yendo aún más allá, vierten comentarios insultantes en Google, comentarios que por cierto he denunciado, y en Google tristemente siguen, ¿no es así Google? .  

El escaparate de la entrada de este café-restaurante está decorado con un exquisito buen gusto; en general, reivindicación y elegancia son conceptos que no suelen ir de la mano, pero en este caso se produce una gloriosa y afortunada excepción.



Ya en el interior del Canaules, pienso y afirmo lo siguiente: los que acusan a este magnífico restaurante de "odio" a España, probablementre no sepan que en uno de sus salones, justamente en el que tuve el placer de comer yo, se encuentra una estantería con libros de cocina, entre los cuales destaca uno, por muy grueso  y visible, cuyo lomo reza: "LO MEJOR DE LA COCINA ESPAÑOLA", entre otros muchos ejemplares con título en castellano.  Y yo me pregunto, y les pregunto a mis escasos pero ilustres - acaso por ello - lectores: ¿CÓMO ES POSIBLE QUE EN UN LUGAR QUE PRESUNTAMENTE "ODIA A ESPAÑA" EXHIBAN Y DESTAQUEN UN LIBRO SOBRE ESPAÑA ESCRITO EN "ESPAÑOL"? Y también me hago la siguiente pregunta: ¿EN CUÁNTOS RESTAURANTES DE CIUDAD REAL, TOLEDO, ZAMORA - por citar sólo algunas destacadas ciudades de Castilla - hay algún restaurante que exhiba un libro titulado EL MILLOR DE LA CUINA CATALANA? ¿Hay un solo libro en esos restaurantes escrito en catalán, aunque se titule "Els catalans són uns fills de puta"? 

Señor fiscal, no hay más preguntas. Y como esto es una peli, aplausos para el abogado defensor. Muchas gracias ;-) Y ya para dejar la "política", que tristemente no es política, estamos hablando de derechos humanos ahora,  vuelvo a solicitar desde este blog libertad para los presos políticos catalanes , y libre regreso para los exiliados (perdón, señores del 155, quería decir los "huídos de la justicia").

Ya puestos, y puesto que este es mi blog, aprovecho para seguir preguntándome - y lo hago sobrio y en frío, lo prometo - que si tan españolas son Catalunya, Euskadi y Galicia, ¿POR QUÉ ESPAÑA NO ESTÁ ORGULLOSA DE SUS LENGUAS Y CULTURAS? ¿Por qué el catalán, el euskera, el gallego, NO SON OFICIALES EN TODO EL TERRITORIO ESPAÑOL? ¿Por qué un extremeño o un murciano vienen a Barcelona y saludan con "buenos días", y en cambio en Londres se esforzarán para mascullar un "good morning"? Quizá sea mal ejemplo: en la misma  Barcelona, subiendo en el ascensor a mi despacho, suelo saludar a los abogados de Uría Menéndez con un "Bon dia", y ellos,  según una estadística informal mía , me contestan el 66% de las ocasiones "Buenos días". Entonces pienso: "enhorabuena, picapleitos, sabes hablar castellano, información que te agradezco, pero yo te he hablado en otro idioma, "casualmente" en el idioma autóctono, y tú me contestas en otro. Permíteme que dude que hicieras lo propio en Londres, Berlín o París".


 En fin, ya me he desahogado, respiro hondo, vuelvo al Canaules.  Y después de dar buena  cuenta de un vermut Yzaguirre - solicitado no por marca, sino bajo mi demanda: "un vermut, català, de Reus si és possible", una cremita de calabaza invitación de la casa, unas mongetes de Santa Pau amb botifarra de perol esparracada i papada ibèrica - primer plato contundente y delicioso - y unas costelles de xai del Pla d'Abella a la brasa amb barreja de bolets, todo ello regado con un vino tinto joven D d'O Catalunya muy correcto del que no recuerdo el nombre, renuncio al postre, solicito mi habitual carajillo de Bailey's corto de café, y recogo mi medalla, que me ha acompañado desde la mesa. ¡Ah, la medalla! Ahí está...




Y antes de irme, ¡cómo no! poso con el amable personal del Canaules. La regente del local tiene a bien publicar mi presencia en su Facebook:


Dolors Terradellas, no recuerdo el nombre, un servidor, Joana, i Joselina Canaules. Parezco un jugador de basket y no un runner ;-)




Y me voy al tren, más contento que unas pascuas. Al día siguiente, lunes, hacia el mediodía, aunque no lo ví hasta la noche, pues estuve en Madrid todo el día, recibo un mail con mi diploma de campeón. Y una escasa hora después, el mismo señor alto y amable del domingo me envía otro email en el que dice que ha habido un" error monumental", y que realmente soy segundo. Este es el diploma que recibo en segunda instancia:



Miro la clasificación ne la web de la FCA, y fíjate, el que en mi modesta opinión era favorito a priori, resulta ser realmente el campeón:



Inapelable, me ha sacado más de 4 minutos. Aquella gran ventaja que comenté más arriba era imposible de enjugar, en efecto. Me da mucha rabia este error en la clasificación, lo han corregido ya pasadas más de 24 horas. Ha sido como un "VAR" del fútbol , pero a lo bestia. Me ha dado tiempo de enviarle a todos mis contactos de WhatsApp mi foto de campeón de Catalunya y de compartir mi alegría. Hasta los esquimales saben que el domingo yo era el campeón de Catalunya de Media Maratón M55. Esto que me han hecho es cruel, es brutal. He aceptado las disculpas del vocal de la Federació, pero después de lo visto ya en la entrega de premios de la Challenge de MItges y en este Campeonato de Catalunya, pienso francamente que LA FEDERACIÓ CATALANA D'ATLETISME DEBE APUNTARSE A UN CURSO ACELERADO DE ENTREGA DE PREMIOS, NIVEL BÁSICO.

Repito, no sé lo que pasó, qué motivo hubo para que segundo - perdón, primero - y tercero no se presentaran a por su medalla, y es una pena que no lo hicieran. Si el designado erróneamente como segundo se hubiera quedado en el acto de entrega - me pareció verle en él durante un buen rato, luego desapareció -, y hubiera reclamado su legítima victoria, le habrían dado la medalla de oro, a mí la de plata, y yo hubiera estado SUPER FELIZ. Porque soy el vigente SUBCAMPEÓN DE CATALUNYA DE MEDIO MARATÓN M55. Un gran honor.

 Cada uno es como es. A mí me gusta felicitar al campeón. En la cursa de la Maquinista quedé segundo, sólo había trofeo para el primero, pero fui a buscar al ganador para darle la enhorabuena. En Poble Nou, jodido por ser cuarto, el peor puesto posible, felicité al campeón y al segundo. No pretendo dar lecciones de ética, pero a veces, no reclamar tus derechos provoca que , indirectamente, lesiones los de otros... Por el motivo que fuera, no se produjo tal reclamación, y por tanto el campeón de Catalunya de Media Maratón M55 recibirá su medalla en un despacho, y yo he sido agraciado públicamente con una que no me correspondía - aunque me han dicho que es mía, que me la puedo quedar de recuerdo y que si lo deseo me darán la de plata que sí gané -  y me han otorgado unos honores ajenos. Pero estoy contento, a pesar de todo. ¿Me dejáis que lo diga por penúltima vez? SUBCAMPEÓN DE CATALUNYA DE MEDIA MARATÓN categoría M55.

Próximas carreras hasta final de año: los 5k de La Sansi Viladecans y Sant Andreu, La Mitja de Vilanova - en la que curiosamente, el año pasado derroté al vigente campeón de Catalunya de Media Maratón M55 - y Nassos. Ya habré empezado para entonces un ciclo largo de 20 semanas que ha de llevarme a la disputa del Campeonato de Catalunya de Maratón, que se celebra en Empúries a finales de abril. Por el camino, en enero me jugaré otro título, el Campeonato de Catalunya de 5km en ruta. Ahí iré sin presión, porque hay mucho prejubilado veloz en 5k y 10k, de esos que no corren nunca medias ni maratones, pero que son los reyes de las carreras 5k y 10k de barri y poble. Lo digo con todo el cariño, quizás cierta envidia. No, en realidad lo que me gustaría de verdad es luchar contra ellos en mi terreno algún día; siempre estoy luchando en el suyo...

jueves, 8 de noviembre de 2018

Campeón M55 II Challenge Mitges Maratons Federació Catalana d'Atletisme 2018



(2ª CHALLENGE MITGES MARATONS de la Federació Catalana d'Atletisme (Octubre 2017-Abril 2018).




Esta segunda edición de la Challenge de MItges Maratons, tutelada por la Federació Catalana de Atletisme, se inicia el 22 de octubre de 2017, con la 1/2 del Mediterrani. En esta primera carrera no participo, ya que apenas una semana antes he competido en Palma, en el Campeonato de España Master de Maratón. 3 semanas después de Palma, se celebra la 1/2 del Prat. Me apetece correrla, nunca lo he hecho, aunque un medio maratón sólo 3 semanas después de un maratón no es prudente. 

Tomo la salida junto a mi amigo Enric Ribera, que en la edición anterior se proclamó campeón de la Challenge en la categorÍa M45, lo que tiene un enorme mérito, ya que Enric muy pronto pasará ya a la M55, categoría en la que yo ya milito, al haber cumplido los 55 en 2018.

Salida de la Mitja del Prat, junto a Enric Ribera . Delante, a la derecha de la foto, Eric Carreras (foto de Running.es)

Salimos con la idea de bajar de 1:30, sin más pretensiones. Pero el concepto de Enric de "bajar de 1:30" es muy amplio. Yo soy bastante preciso, para mí bajar de 1:30 es acabar en 1:29:59. A Enric le gusta más la holgura :-) Viene de hacer 1:28:11 en Mediterrani. Para mí el 1:30 es más que suficiente hoy. Enric pronto se despegará. Yo me conformaré con seguir a la liebre de sub 1:30. La verdad, me da un poco de rabia que un ritmo que en teoría tengo más que dominado, en estos momentos me cueste tanto. 

(foto de Judit Martín)


Lucho, pero a partir del km 15 empiezo a sufrir, me despego, y aunque intento reengacharme hacia el final, no lo consigo. Acabo en 1:30:50. Enric 1:28:38. No me deja satisfecho la carrera, pero lo que cuenta, la puntuación es buena, 79.39, que a la postre será una de mis mejores resultados. Según el reglamento de la Challenge puntuarán las 6 mejores carreras, de un total de 11 posibles. Si no recuerdo mal, al convocar la Challenge eran 9 las pruebas, pero finalmente acabaron añadiéndose también las Mitges de Gavà y la Costa Barcelona-Maresme. 

Entrando en meta en la Mitja del Prat (foto de Running.es)


Después de un muy aceptable sub 41 en Jean Bouin, y de un 19:25 en los 5k de Sant Andreu (quedando 5º de categoría), me planto en la MItja de Vilanova, donde también tomo la salida con Enric Ribera. Mi objetivo es bajar de 1:29. Esta vez vamos juntos una buena parte del recorrido, pero finalmente no puedo seguirle y le invito a que se vaya. Cuando me recupero, le mantengo de referencia visual casi toda la carrera, pero aunque siento que estoy cerca, no consigo darle alcance.

Hoy es un día para mí bastante mejor que en el Prat, ya plenamente recuperado del maratón. Contra mi aconsejable costumbre de no estrenar nada el día de carrera, me he puesto los manguitos que regalaban, pues el día es muy frío y se agradecen. Me siento bien durante la carrera, veo el sub 1:30 aseguradísimo y me lanzo en pos de Enric y el sub 1:29 deseado. Lo consigo, con 1:28:42. Enric me supera por 19".

Entrada en meta en Vilanova

Muy contento por el resultado, pero paradójicamente la puntuación (78.63) es menor que en el Prat . Eso de que la puntuación pivote sobre el ganador trae estos efectos. Soy un ferviente defensor de que se homogenicen las categorías de las carreras, y que la puntuación se obtenga sobre el líder de cada una de ellas. Más complicado de definir el algortimo, lo sé, pero los resultados tendrían mucho más sentido.

Bien, después de celebrar el fin de año con un decepcionante resultado en Nassos (41:21), llega la Mitja de Sitges. Y ahí que te voy con Enric Ribera, desde la salida. El objetivo es mejorar la marca obtenida en Vilanova 4 semanas antes.


La salida, por el bonito Passeig Marítim de Sitges (foto de JJ Vico)

Como en Vilanova, salgo junto a Enric, pero llega un momento en que no puedo seguirle y prefiero llevar mi ritmo. Hoy también es un día más bien frío, y decido lucir de nuevo los manguitos. Pero cometo un grave error; no me aplico vaselina. Y a partir de la primera mitad de la carrera, sufrí rozamientos que escocían bastante. Vamos, tanto que el rastro de la quemadura en la piel me duró como 3 meses; no exagero nada.  


Kms finales de la MItja de Sitges (foto de JJ Vico)

Finalmente, no sin luchar, consigo mi objetivo de mejorar levemente la marca de Vilanova con 1:28:31, aunque me quedo algo lejos de mi mejor marca en Sitges, que conseguí en el ya lejano 2013 (1:27:38). Enric ha hecho un carrerón; con 1:27:14 mejora más de un minuto lo conseguido en Vilanova.



Cruzando la meta de la Mitja de Sitges (foto de www.visitsitges.com)

La puntuación de la carrera es buena, 79.82, entrará finalmente junto a Prat y Vilanova entre mis 6 mejores puntuaciones. Ahora, después de la mitad de las carreras puntuadas, llega el momento de estudiar la clasificación y los posibles rivales. Ocupo en estos momentos el 4º puesto de la clasificación, pero los tres corredores que me preceden llevan ya 4 carreras, yo sólo tres, y mi promedio de puntos es el más alto de todos los primeros clasificados. Por debajo, con sólo 1 ó 2 carreras, hay algún rival temible, pero por Championchip veo que compite en pocas carreras, así que es posible que no deba preocuparme.

Bueno, a este punto ya estoy decidido a ir a por la Challenge, y para ello debo competir en más carreras de las que me gustaría, ya que estoy preparando el Maratón de Barcelona. Para mí en pleno ciclo de maratón lo ideal suele ser alternar un domingo de tirada larga con otro de competición de Media Maratón, pero el calendario es el que es. Además, si quiero la Challenge hay que competir. Así que 3 semanas seguidas de competición en Media Maratón: Sitges, Terrassa y Santa Coloma.

Y me doy mucha caña. El martes después de Sitges, en lugar de mi habitual trote de recuperación, hago calidad , un intenso 5 x 2000 (R 400 m) a 4:04 /km, o sea, un ritmo más rápido que mis dos últimas competiciones de 10k.

Y el domingo la Mitja de Terrassa, mi debut en este circuito. Un perfil terrible, con subidas infinitas. Enric no correrá esta vez (prefiere los 10k de Sant Antoni), pero me advierte que con respecto a Sitges vaya pensando en perder 2-3 minutos, quizá más... Me planteo bajar de 1:30. 

Con la liebre sub 1:30 en la Mitja de Terrassa. Le dejaría atrás kms después (foto de Cristóbal Castro)

Además del temible perfil, tuvimos un gran enemigo en el viento, que en ocasiones soplaba lateral y me hacía tambalearme. Por suerte el público de Terrassa sí responde (sus vecinos de Sabadell tienen una Mitja bastante más deslucida; es curioso). En esta carrera disfruté, a pesar de sufrir y batallar mucho. Buscando sub 1:30 casi firmo sub 1:29. Se queda en 1:29:09 y 5º de categoría). ¡No está nada mal! Pero lo que decía del sistema de puntuación me perjudica muchísimo - bueno, a mí y a todos los participantes de hoy - , ya que un tal Carles Castillejo, que había anunciado que haría de liebre para que otro atleta batiera el record de esta Mitja, decide correr hasta el final y acabar con un estratosférico 1:03:54, mejorando su marca del año anterior en más de 3 minutos. ¡Una barbaridad! Así que Terrassa no entrará entre mis 6 carreras puntuadas.

Total, que de esta Mitja, que es de las carreras de la Challenge, o más aún, de este año de las que más satisfecho he quedado, en las que creo que mi rendimiento ha sido mejor, me reporta sólo unos raquíticos 71,68 puntos... Pero bueno, ya estoy en segunda posicíon, con una carrera menos que el primero. 

La siguiente para acabar esta trilogía va a ser la Mitja Colomenca. Bruto que es uno, el martes también prescindo del trote de recuperación y lo sustituyo por un magnífico entreno de velocidad, 4 x [ 3 x 400] a 3:36 /km. Convenzo a Enric de que se apunte a esta Mitja, de la que guardo gran recuerdo, ya que resulté campeón de categoría el año anterior. Este año no podré defender título, ya que han cambiado las categorías; yo gané la de 50 a 60 años, y este año es de 45 a 54. Como en la fecha de competicíon aún no he cumplido los 55 me he de fastidiar. Lástima.

Calentado en la recta de salida poco antes de empezar (foto de Carlos Sánchez)

El año pasado firmé 1:28:50 en esta Mitja de recorrido difícil, con una subida suave pero prolongada por la carretera de la Roca, y la consiguiente bajada de regreso a Santako. Me pongo como objetivo 1:27:33. La lógica es: si el año pasado con 1:28:50 luego logré 1:26:51 en BCN, como este año quiero conseguir 1:25:59, en la Colomenca con la misma proporción de mejora, debería acabar en 1:27:33. 



Salida de la MItja Colomenca (foto de Carlos Sánchez)


Una vez más, Enric y yo salimos juntos. Y como siempre, le dejo marchar. Aunque hoy finalmente no conseguimos los resultados apetecidos. Él saca 1:27:57, peor que en Sitges, y yo no consigo mi objetivo y me voy a 1:28:42, también peor que mi marca de Sitges, cuando el año pasado sí conseguí mejorarla. Pero hay un gran consuelo, me llevo una buena cantidad de puntos, 84.13. Será esta la carrera en la que más puntos consiga en la Challenge. Además, con este resultado ya me pongo líder de la clasificación.


Entrando en pista hacia la meta. Obsérvese que mi mano izquierda parece pertenecer a un batracio extraterrestre (foto de Sandra Pérez)

Ha sido una pena que hayan movido las categorías este año. He caído a la posición 23 de sobre 171, que es un resultado excelente, teniendo en cuanta que la categoría es de 45 a 54 años, y que por tanto soy el anciano de la misma. "Inevitablemente", miro qué hubiera pasado de competir en la categoría M6 (a partir de 55 años). Estas cosas a veces es mejor no saberlas, y esta es una de esas ocasiones: hubiera sido campeón, sacándole al auténtico ganador más de un minuto. En fin, qué hi farem!


Entrada en meta (foto de Antonio Pulido)


La siguiente carrera puntuable es la Mitja de Granollers; me hubiera apetecido correrla, no lo hago desde 2015, pero 4 mitges a tope seguidas es una locura. De hecho, ya ha sido muy arriesgado mi plan: 3 medias maratones a tope consecutivos, manteniendo la sesión de calidad de los martes. Y mis piernas lo notan, gran sensación de sobrecarga, sobre todo en los gemelos. Así que para las siguientes competiciones cambio mis medias ASICS de compresión ligera por las Medialast de mayor compresión. 

El no competir en Granollers me hace perder la primera posición de la tabla, pero me mantengo segundo y mi promedio de puntuación spera en casi 7 puntos al líder y en casi 4 a mi inmediato perseguidor; es un margen suficiente, porque muchos de estos campeonatos o ligas se deciden por décimas. 

Ya llega la Mitja de Barcelona, donde el objetivo es 1:26. Creo que es realizable, a pesar de no haber logrado la marca deseada en Santa Coloma. MI resultado ha sido mejor que el año anterior, y además, en la MItja BCN 2017 la combinación calor-humedad fue mortal; este año se espera un clima algo más fresco. En la práctica, no lo fue tanto. 

Salida de la Mitja Marató de Barcelona (foto de Carlos Sánchez)

Esta vez no salgo con Enric, y tampoco consigo superarle, porque no logro ese 1:26. Me quedo en 1:26:51, y mi amigo me supera por 21". La carrera no ha estado mal, pero me siento algo culpable porque creo que tenía que haberme quedado más cerca del objetivo de 1:26. Esta carrera, tan masiva, era lógico que no me puntuara entre las 6 mejores; obtengo tan solo 74.77 puntos. La paradoja está en que ese 1:26:51 es mi tercera mejor marca de todos los tiempos y mi mejor marca en esta Challege. No corría una media tan buena desde 2013 (cuando conseguí MMP en Granollers con 1:27:07, y 14 días después,  nueva MMP y primer sub 1:26 con 1:25:57 en BCN). La curiosidad de la marca lograda hoy es que es la primera vez que me quedo entre 1:25 y 1:27. Mis anteriores sub 1:27 fueron también sub 1:26 ( en BCN 2013 y 2015)

En la recta de meta de la Mitja de BCN (foto de Marathon Photos)

La siguiente carrera ya no la disputaré a tope, no quiero jugármela. A dos semanas del maratón, lo suyo es correr la media al ritmo previsto de competición, para testar pulso y sensaciones. Mi plan será el habitual: ir controlando ritmo y pulso hasta muy avanzada la carrera. Hasta el km 10 no permito que el pulso pase de 160; del 10 al 18 me dejo ir hasta 163. Teóricamente, mi pulso medio en maratón andará por ahí, entre 160 y 163. A partir de ahí, intento darme caña sin control de pulso para lugarar un "estético" sub 1:30, o la ilusión de maratón en sub 3 horas.


Llegando a la Rambla en la Mitja de Gavà, ya sin el freno puesto (fotograma sobre video de Pako Beer)

No consigo el sub 1:30 por poco;, me quedo a 1:30:12. Y a pesar de haber corrido a ritmo de maratón casi toda la carrera, y no a ritmo de competición de medio maratón, me caen 80.67 puntazos; mi segunda carrera mejor puntuada de la Challenge. Con esto ya soy líder, a 4 puntos del segundo y del tercero. 


Recién cruzada la meta de la MItja de Gavà (foto JJ Vico)

Gavà ha supuesto el final virtual de mi Challenge. Con ella son siete medias maratones disputadas, aunque bastaba con 6. Pero esta la iba a correr igualmente, como parte de preparación del maratón. No ha sido decisiva en mi victoria final, pero sí me ha servido para mejorar mi puntuación, y embellecerla con mi segundo +80 puntos. 

Dos semanas después, corrí el Maratón de Barcelona, del que ya publiqué la crónica en su momento. 

Empezando la balsámica bajada por Via Laietana, poco antes del km 38 de la Marató de Barcelona (foto de Javier Bermejo)

Y para poner punto y final a esta Challenge, voy a la última MItja del calendario (en marzo se había disputado la Costa Barcelona-Maresme, pero tan poco tiempo después del maratón, no era buena idea ir allí). Es la MItja de Sant Cugat, siempre dura a pesar de que se anuncia una mejora en el  circuito para hacerlo más llano. Este año, además, es el Campeonato de Catalunya de Mitja Marató. 

Calentando antes de la salida de la Mitja de Sant Cugat con Enric Ribera (foto de JJ Vico)

En esta carrera, ya recuperado del maratón y habiendo disputado ya las curses de El Corte Inglés y Bombers, sólo pretendo un sub 1:30 . Pero la carrera la planteo mal y sufro muchísimo en sus subidas. 


En la MItja de Sant Cugat (foto de JJ Vico)

Finalmente, la marca se queda en un discreto 1:32:10. Una paradoja más: a pesar de ser, de lejos, la peor marca que he conseguido de las 8 mitges disputadas en esta Challenge,la única carrera en que no he bajado de 1:31, supone una de las 6 mejores puntuaciones, Y por cierto, a pesar de la mala marca, la tercera peor de mi historia, consigo el 7º lugar de mi categoría en la carrera. 

La Clasificación final de la Challenge (Championchip.cat)

Siendo sincero, la victoria en esta competición ha sido sencilla. Sólo peligraba si ciertos rivales hubieran competido en al menos 6 carreras, pero al haberlo dejado estar en un par no era posible que  me alcanzaran. Y el que ha quedado segundo, como mejor marca firmó un 1:31:25 en BCN, donde yo también conseguí mi mejor registro, 1:26:51. Son 4 minutos y medio de diferencia, todo un mundo. Él en esta competición se ha movido entre 1:31 y 1:32, yo  entre 1:26 y 1:30 (salvo en Sant Cugat). Y el tercero ha estado entre 1:32 y 1:38.

Detalle de mis ocho MItges (Championchip.cat)


Meses después de finalizada la Challenge, somos convocados a Martorell para la entrega de medallas por parte de la Federació. Se premiará tanto esta Challenge como la de 10k. 

Sergi Cinto, presidente del Martorell Atlètic Club, me entrega la medalla (foto de Jordi Maneu)

El acto fue austero, como ya esperaba y me parece perfecto; esta competición no era una Olimpiada. Pero se sucedieron varios fallos que ya prefiero olvidar, que lo deslucieron muchísimo.

Posando con la medalla recibida y una bonita litografía del Pont del Diable que nos regalaron a todos los premiados. Me flanquean Xavier Fonollosa i Comas, alcalde de Martorell; Belén Leiva i Herrera, concejala de deportes; Sergi Cinto, presidente del Martorell Atlètic Club y Josep Ma. Antentas, vicepresidente Federació Catalana d'Atletisme (foto de Jordi Maneu)

Lo que importa es que me llevo la victoria de la Challenge y una bonita medalla oficial de la Federació Catalana d'Atletisme. Las fotos de la entrega de medalla me las hace Jordi Maneu, que quedó 3º de su categoría Senior (22-34 años) y creo que recibió medalla de oro, pues el campeón de la categoría y el subcampeón fueron a su vez campeón y subcampeón de la clasificación general. Jordi además tiene el mérito de haber disputado diez, se dice pronto, de las 11 medias maratones de que constaba el calendario de esta competición. L'enhorabona, Jordi!

Jordi Maneu, con su habitual camiseta azul del Club Esportiu Mediterrani, en acción en la Mitja de Sitges (foto de JJ Vico)


Anverso de la medalla

Reverso de la medalla

Como se puede apreciar, la medalla cuenta con personalización de la categoría - un gran acierto - pero también con falta de ortografía ("Mitjes"). Esta errata se cometía así mismo en la web de Championchip, pero curiosamente no fuí consciente de ella hasta verla impresa en mi propia medalla. Es una falta disculpable,  en concreto por ser un plural irregular y ,en general, porque la lengua catalana dista mucho de esa normalización tan deseable, y que tanto parece molestar a determinadas personas ( o pequeños felinos; concretamente, a cuatro); pero la Federació Catalana d'Atletisme debe ser más cuidadosa. Ya están al tanto de ello, me explicaron el motivo del error, se disculparon e incluso me ofrecieron cambiarme la medalla. Decliné el ofrecimiento, prefiriendo quedarme el original, como anécdota y recuerdo singular.

Espero que no sea la última medalla que me cuelgue la Federació Catalana d'Atletisme. Cuando escribo esto estoy a punto de formalizar mi ficha federativa para la temporada 2018-19, que comenzó el 1 de noviembre, ficha tanto de la Federació Catalana como de la Federación Española. A ver si tengo suerte y consigo ser laureado en alguno, o los dos, ámbitos. Otra gran novedad es que ingreso esta temporada en el club La Sansi, presidido por mi olímpico y multicampeón amigo José Luis Blanco. Este prestigioso club cuenta con un buen número de atletas de élite, de esos que ganan las grandes carreras. Yo sólo aspiro a aportar mi granito de arena, como aspirante a "crack de la casi-tercera edad". Ya os contaré qué tal me desenvuelvo:-)