MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"IF YOU ARE NEUTRAL IN SITUATIONS OF INJUSTICE, YOU HAVE CHOSEN THE SIDE OF THE OPPRESOR. If an elephant has its foot on the tail of a mouse and you say you are neutral, the mouse will not appreciate your neutrality " (SI ERES NEUTRAL ANTE SITUACIONES DE INJUSTICIA, HAS ELEGIDO EL BANDO DEL OPRESOR. Si un elefante pisa la cola de un ratón y dices que eres neutral, el ratón no apreciará tu neutralidad). DESMOND TUTU.


jueves, 8 de enero de 2009

Una guerra triste y absurda (como todas)


"Estas guerras, en las que los dos bandos tenemos a Dios de nuestra parte, no acaban nunca"


Esta viñeta de Ernesto Rodera, publicada ayer 7 de enero en adn, expresa exactamente lo que pienso sobre la guerra en Gaza. Detrás de casi todas las guerras de la historia subyacen motivos religiosos; como ejemplo va este fragmento del discurso de George W. Bush antes de la invasión de Irak: "Dios está de nuestro lado. Vamos a derrotar a las fuerzas del mal". Esta sentencia, más propia de una película de espada y brujería que del presidente de EEUU, el país (todavía) más poderoso del planeta, nación de sólida tradición democrática, es todo un síntoma.

No simpatizo ni con los judíos ni con los musulmanes, aunque tengo amigos practicantes de ambas religiones. Tampoco simpatizo con el imperialismo católico, con los falsos cristianos, con los mormones, testigos de Jehová, gnósticos, evangelistas... En todas estas confesiones tengo también amigos. Por fortuna, es posible simpatizar con una persona, y en cambio abominar de sus creencias.

No me gustan las supersticiones religiosas: no me agrada que haya edificios de NYC en los que los ascensores funcionan solos todo el día para que nadie "haga el trabajo" de apretar un botón, no entiendo que haya gente que renuncie a un buen jamón ibérico o una copa de vino, no me parece sano que la gente se prive de alimentarse e hidratarse durante más de 12 horas consecutivas a lo largo de un mes. También yo , por supuesto, supongo que tengo mis rituales y mis manías, PERO SON MÍAS, creadas por y para mí, y no impuestas ni sugeridas por religión alguna. Puestos a elegir, prefiero meditar o ponerme en contacto con "el más allá" al estilo rastafari o a la manera de los acólitos de Baco. Se puede decir más alto pero no más claro, ¿no? :-) (Al menos, son caminos más placenteros. Siempre será bienvenido un placer que disfrutado en su justa medida a nadie causa daño, excepto - quizá - únicamente a uno mismo).


No puedo evitar pensar que el lobby judío de NYC es quien dirige en la sombra EEUU, con más poder que el propio presidente. No puedo evitar pensar que Israel utiliza una fuerza desmedida y desproporcionada, y como excusa utiliza el terrorismo de Hamás. No puedo evitar preguntarme cómo se debe sentir, cómo puede conciliar el sueño un soldado después de acribillar a un niño a balazos, un niño que te ha tirado una piedra. No puedo evitar simpatizar más con el que me parece más débil que con el que me parece más fuerte. Por todos los motivos expuestos, y he omitido muchos más, me siento más cerca - o menos lejos - de los palestinos que de los israelíes en este conflicto.

Me puedo definir como ateo de inspiración cristiana. Ateo porque no creo en la existencia de Dios, y mucho menos en la existencia de un Dios como el que las principales religiones del mundo describen. No entiendo como muchos de mis amigos, inteligentes y cultos, pueden creer en él. No me queda más remedio que respetarles...

De inspiración cristiana, porque he sido educado en la tradición católica, y asumo como propios la mayoría de valores que propugna el cristianismo. Me da igual que Jesucristo haya existido o no, es lo de menos, lo que importa es el mensaje. Veo con tristeza como muchos de los que se llaman cristianos no actúan según los valores de esa creencia. No entiendo como se puede ser fascista, imperialista, y a la vez ser cristiano, pues el Cristo que yo conozco, el que yo veo, da a quien lo necesita, no impone, ama al pueblo...

En ambos bandos existen fuertes motivos para odiar al contrario, es demasiado extenso el historial de violencia. ¿Cómo no va a odiar un palestino a los israelíes si le han matado a su hijo de 10 años de un tiro? ¿Cómo no va a odiar un israelí a los palestinos si le han matado a la familia en un ataque terrorista? ( lo mismo sucede en Euskadi, pero no hay más ciego que el que no quiere ver, ¿verdad señores Aznar, Zapatero, Rajoy?). Para vencer al odio LA UNICA SOLUCION ES EL DIÁLOGO.

Por eso brindo por Egipto, una de las naciones más grandes en cultura e historia del planeta, que una vez más pone la primera piedra para empezar el proceso de paz. Una nación que ya no es poderosa como en la antigüedad (¿quizá por culpa del Islam?), pero que tiene la nobleza y fuerza moral de encabezar la misión.

Y brindo, por محمد أنور السادات (Muhammad Anuar as-Sādāt), premio Nobel de la Paz de 1978, presidente egipcio (1970-1981), que en su día eligió el difícil camino de la paz entre Israel y los países árabes, lo que le valió la condena de los radicales de su propio bando, y su posterior asesinato en octubre de 1981. Descansa en paz, Muhammad. No eras ningún santo, al contrario, pero elegiste un camino final noble, digno y hermoso. Ojalá tu ejemplo de sacrificio y clarividencia no caiga en saco roto.



محمد أنور السادات (Muhammad Anuar as-Sādāt)


PAZ. שָׁלוֹם (SHALOM). س ل م (SALAAM).

3 comentarios:

Javier dijo...

Buff. Merece una respuesta larga. No estamos en desacuerdo en todo, aunque sí en varios puntos clave.

Es un tema este del que considero que -modestia aparte y sin ánimo de situarme en un altar mayor en el debate- domino bastante. Primero porque he leído mucho al respecto. Segundo porque he conocido muchos israelíes en mis múltiples viajes por trabajo a la zona. Y he conocido a musulmanes, drusos y cristianos, amén de judíos.

Mis comentarios:

1. ¿Tienes amigos gnósticos? Sería una gran curiosidad para mi. No lo considero religión, si no filosofía, pero en cualquier caso los consideraba desaparecidos con los neoplatónicos. Ojo: espero no confundas agnósticos con gnósticos. Rien à voire...

2. Estoy de acuerdo que la ausencia de religiones haría que existieran menos guerras, al menos tal y como las conocemos... En principio, no existiría el terrorismo de Al Quaeda para empezar. No obstante, es llevarse a engaño. Si no existieran las religiones, no existiría la humanidad. La búsqueda de Dios es parte fundamental del desarrollo humano, y es una necesidad antropológica demostrada. Se llama anhelo de Dios. No te quiero abrumar con referencias filosóficas, en especial las de los grandes filósofos del XVIII y XIX, pero léete una buena síntesis en la encíclica de Benedicto XVI "Spe salvi". Para mí hasta la fecha, la obra intelectual cumbre de lo que llevamos de siglo XXI. Lo bueno de Benedicto XVI es que no hace falta ser creyente para leerlo. Es un erudito y un filósofo cum laude. Especial relevancia tienen el materialismo dialéctico y el fracaso espiritual del marxismo...

3. Dicho lo cual, no podemos ser tibios y situarnos en el punto medio en aras de un respeto virtual a todas las ideas. Eso es una memez. Hay religiones menos violentas que otras. Punto. Y eso las hace más respetables. Punto. De hecho, el budismo no mata a nadie, y hace mucho tiempo que tampoco el catolicismo. Los católicos mueren (en Indonesia, en India y hace poco en la guerra de España), pero no matan desde hace siglos. Los musulmanes matan, y aunque hay gente tibia en la lectura del Corán, e incluso yo mismo tengo buenos amigos musulmanes, el problema está en la génesis del documento. La escatología coránica establece claramente la guerra santa como pilar fundamental de la implantación del islamismo. Es una religión anclada en el pasado, con las mujeres sometidas y los hombres en pie de guerra. Tiene su caldo de cultivo en la desesperación humana y la envidia material. POR ESO HAY QUE SIMPATIZAR CON LOS JUDIOS. PORQUE LOS OTROS TE MATARIAN SI PUDIERAN. Es curioso que los progres y la izquierda estén a favor de la intifada... A los primeros que matarían los islamistas serían a los ateos, gays, feministas y demás disfraces semántico-verbeneros para los progres de espíritu. Seguramente a mí me matarían más tarde.

4. Los judíos son en muchos aspectos la máxima evolución de la especie humana. Lo digo tras haberlos conocido y haberlo constatado. Son inteligentes, buenos conversadores, muy tolerantes la mayoría, y absolutamente occidentalizados (excluyo a los ultraortodoxos). Nuestros valores son parecidos (el judeocristianismo es la base de nuestra cultura), y les debemos la religión monoteísta, nuestra percepción del bien y del mal (antes de que el relativismo progre decidiera cuestionarlo) y nuestra cultura monógama. Llevan siglos intentando sobrevivir, de diáspora en holocausto y tiro porque me toca. Han vuelto a una tierra que era un desierto y han hecho un vergel. Sus vecinos, empezando por tu admirado Egipto, les negaron desde el 1948 el derecho a existir, cuando nunca desde la época prerromana Palestina ha sido o ha tenido estado propio. Es como cuando el burro de Marruecos reclama Ceuta y Melilla, que son españolas siglos antes de la existencia del propio Marruecos.

5. El mismo error cometes cuando hablas de diálogo. Parece mentira que después de lo que le ha pasado a ZP con ETA no hayamos aprendido. Tú y yo podemos dialogar. A un animal que es capaz de autoinmolarse por una causa, o a un burro del norte que es capaz de pegarle un tiro en la nuca a un civil, no tengo nada que decirle. Le suponéis capacidad de diálogo a alguien que no lo tiene. El diálogo requiere tolerancia, y esta gente carece de ella. Vuestro interlocutor no tiene talla y le estáis hablando al sol. La salida no es el diálogo: es la evolución de la especie vía eugenesia.

6. En lo de Annuar el Sadat has estado bien...

Nostromo dijo...

Querido Javier,

muy interesante y enriquecedera respuesta. ¡Gracias por venir! Haré unos breves comentarios - ¿breves? jajaja! ¿cómo se hará eso? - sobre tus 6 puntos, que para eso es mi blog :-) Luego sigue si quieres...

1. Sí, tengo o tenía una amiga gnóstica, a la que hace años que no veo. A la pobre se le suicidó el marido, también gnóstico, sin motivo aparente y sin dejar nota de despedida alguna...

2. No sé si me apetecerá leerme lo del Benedicto, antes tengo una larga lista de cosas pendientes... Me haces sentir extraterrestre, porque ese anhelo de Dios del que hablas lo sentí en su día, y ya hace tiempo que se desvaneció. En mi opinión es una pena que después de miles de años de evolución, el Humano aún se organice bajo el paradigma jefe-brujo-resto de la manada. Yo creo que ya nos sobra el brujo...

3. Tus argumentos son bastante poderosos, lo reconozco. Yo mismo teóricamente soy de origen judío ( mi apellido corresponde a un lugar geográfico). Pero tío, los ibéricos - incluso los catalanes, aunque el resto de la península se empeñe en emparentarnos con los judíos a base de chistes malos sobre nuestra supuesta avaricia - tenemos más de cultura árabe que judía. ¡Tus amados Reyes Católicos los expulsaron siglos antes de que Hitler hiciera la propio!

4. De acuerdo contigo en lo poco que sé sobre el tema, los judíos como grupo sacan las puntuaciones más altas en los tests de inteligencia, y son más afines a nosotros, salvo los ortodoxos. Puntualizo que el Egipto que admiro, como casi todo el mundo, es más bien el Antiguo, aunque el actual me mola por ser de Islam abierto, y por ser un país de probada tendencia a ser amigo de todos (antigua URSS, EEUU, países áabes, con el propio Israel desde 1971)

5. No personalices en ZP los males del diálogo, que Aznar bien que dijo mucho antes aquello de "he autorizado contactos con el Movimiento Vasco de Liberación" ( eso sí que es una bajada de pantalones, por favor, no me obligues a colgar el video...) El que iba por buen camino era Felipe, pero la oposición utilizó su arma favorita contra los socialistas: la lucha anti-terrorista. Y así nos va, sin diálogo ni lucha de tú a tú... Ni chicha ni limoná. Por la vía exclusiva policial-judicial no acabaremos con ETA ni en el siglo XXII, opino.

6. Pues gracias :-) Siempre he admirado a Anuar el Sadat, que aunque era de formación militar, y belicista, y nacionalista, supo ver que lo que le convenía a su país en particular y al mundo en general era el reconocimiento del estado de Israel, y mirar hacia EEUU en lugar de a la URSS. Le considero un auténtico y valiente mártir por la paz, pues era odiado tanto por los israelíes radicales a causa de su condición, como por los árabes radicales que se lo cargaron descontentos del acercamiento a Israel.

Pedro dijo...

Las razones ocultas de los ataques contra Hamás y Gaza:

El conflicto protagonizado por el estado sionista de Israel, que ataca impunemente a poblaciones inocentes en la franja de Gaza, tiene que ver con recursos energéticos y no es exactamente un conflicto de tipo religioso.

Por un lado, el estado sionista de Israel necesita asegurarse territorio, las aguas del río Jordán y de otras fuentes y el aprovisionamiento de combustibles fósiles para sus industrias, cuidades y ejércitos.

Hace poco,en sus ataques a Líbano, el estado sionista de Israel ya atacó a Hizbulá. Y ahora ataca a Hamás. Ambas fuerzas, entre las que se encuentran algunos extremistas (cuyos actos son del todo repugnantes), tienen conexiones con Irán. E Irán es el único estado del área que ha advertido al estado sionista de Israel que le parará los pies cuando sea preciso. EE.UU. no atacó y desestabilizó Irak para asegurarse el suministro de combustibles fósiles, pues ya tenía suficientes con Kuwait, Emiratos Árabes y Arabia Saudí, sino para eliminar enemigos en el área al estado sionista de Israel, del que es un firme aliado.

EE.UU. y la Cia ya han hablado sobre los planes nucleares de Irán. Es sólo una excusa, la excusa que les permitirá atacar y sacrificar a la población inocente iraní con el beneplácito de la parte de la opinión pública internacional, como ya ocurrió con Irak y la excusa de las armas de
destrucción masiva, que, dicho sea de paso, nunca aparecieron.

Es posible que pronto veamos cómo EE.UU. ataca Irán para eliminar al último estado con fuerza que se opone a los maquiavélicos planes de los sionistas israelíes, que sacrifican a miles de inocentes, niños y embarazadas, para aprovisionarse de agua, petróleo y para asegurarse territorios sembrando el caos y la destrucción en la franja de Gaza.

Dicho todo esto, hay que añadir que existen grupos de israelíes judíos, de ateos de origen judío y de judíos tradicionalistas en todo el mundo que se oponen a los planes destructores del estado sionista de Israel, de la misma manera que existen cientos de
millones de musulmanes en todo el mundo que se oponen a los actos
terroristas de Al Qaeda. El estado sionista de Israel, Al Qaeda, la Cia... forman parte todos del mismo pastel, un pastel podrido.

Lo que esconde el conflicto de Gaza es el anhelo de una minoría por apoderarse de los recursos
energéticos y de agua potable en la zona, así como de una mayor
disponibilidad de territorios. Las guerras de hoy ya son las guerras por los recursos naturales/energéticos, sobre todo en un mundo donde el consumo no
para de crecer y los recursos son cada vez más limitados.

En el área citada, además, las consecuencias del cambio climático amenazan con una escasa disponibilidad de recursos hídricos. En la actualidad, en el planeta no faltan alimentos para los 6.000 millones de humanos que vivimos en la Tierra, pero de lo que sí carecemos es de un reparto justo y equitativo de esos recursos. Por todo ello, la mejor forma de no ser cómplice de las barbaridades cometidas por el estado sionista de Israel es teniendo un estilo de vida que sabotee desde su raíz el modelo económico y energético que los que hoy gobiernan el mundo, con la Cia y el Club Bilderberg a la cabeza, quieren imponer en todo el orbe a pesar de la destrucción y de la miseria que ese sistema genera. La lucha contra la usura, la especulación... centran el eje de la lucha contra ese sistema que, tarde o temprano, acabará atentando contra los intereses de todos nosotros, si no lo hecho ya
(qué me dicen de los ocho millones de hipotecados sólo en el estado
español).


(Pedro Burruezo es redactor jefe de la revista The Ecologist en su edición para España y Latinoamérica, músico y compositor, fundador (junto a Antoni Baltar y Mª José Peña) de Claustrofobia, y director de la Bohemia Camerata)