MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Una mala carrera es un buen entreno". Nacho Cáceres


lunes, 3 de noviembre de 2008

Entrenando en el submundo


Domingo 2 de noviembre, 8 y pico de la mañana. En Barcelona llevamos dos días de chubascos, y salgo de mi casa bajo la lluvia. Es de esas ocasiones en las que está claro que lo mejor que podía hacer uno es quedarse en casa, abrigadito y recuperándose de esa dolencia que ya me está empezando a preocupar un poco. Hace dos semanas ya que me he puesto en manos de Carles, fisioterapeuta, ex-triatleta, que parece que sabe muy bien lo que se hace. Acudí a él por molestias en la pierna derecha, que mi amigo Ramon diagnosticó de inmediato como pinzamiento del nervio ciático, y acertó. En la primera sesión, el día 22 de octubre, mi fisio diagnosticó sobrecarga muscular generalizada en las piernas, en particular en el gemelo izquierdo. Indirectamente, ello me provocó una contractura en la planta del pie izquierdo, lo que a su vez - pues no detuve mi entrenamiento a causa de su aparición - me ha llevado a ese daño en la pierna derecha. Mi fisio sentenció: "estas piernas no están para competir".

Sus manos llevaron alivio a mi maltrecha pierna derecha, pero mucho más bien aún me procuraron los consejos de Carles. Antes incluso de examinarme, ya me sugirió por teléfono no que no interrumpiese mi entrenamiento actual, sino que lo sustituyese por sesiones de elíptica a la misma frecuencia cardíaca objetivo que tuvieses, pero reduciendo el tiempo a la mitad; con ello evitaría perder la forma cardio-vascular a pesar de no correr. Y el segundo gran consejo ha sido que entrene más variación de frecuencias cardíacas. Una de las grandes ventajas de ser atleta de resistencia es que las pulsaciones en reposo son muy bajas comparadas con el resto de mortales comunes (el año pasado día 42, ahora estoy en 45; al parecer Miguel Induráin andaba por las ¡32!. Y Björn Borg, el mítico tenista sueco, 36). Siendo mi frecuencia cardíaca máxima de 187, gozo de un abanico muy amplio, que no estoy aprovechando.

Por cierto, que el último electrocardiograma me lo hicieron hace escasas semanas, y la anécdota fue que la joven doctora, sorprendida por mis bajas pulsaciones, me preguntó con cierta inquietud si hacía mucho deporte. Al decirle que sí, que era corredor, se alivió y me reveló el dato de las bajas pulsacionesde Mikel Induráin. Puso una anotación en la hoja que aparece en el informe, como podéis ver... :-)




Pero bueno, volviendo a mi terapia, el primer gran cambio al salir de esa sesión ha sido aplicar el gran consejo de entrenar más frecuencias cardíacas. El entrenamiento cardiovascular que llevo siguiendo últimamente consta de sesiones variadas, pero que invariablemente me hacen trabajar por encima del 80%; puro trabajo aeróbico y, en muchas ocasiones, pasando del umbral anaeróbico. Así que la semana pasada , después de mi segunda sesión con el fisio - que me encontró mejorado-, ya he probado a correr unos 10 km, una horita, por debajo del 70% de la frecuencia máxima, yendo a 6' 00" el km durante los primeros 7, y los últimos 3 a 5' 45". Me he sentido muy extraño corriendo "lentamente", pues en mi entreno actual la carrera contínua la estaba haciendo a ritmos entre 5' 00" y 5' 20". Durante el entrenamiento del maratón, mi ritmo mínimo era a 5' 30". Así que yendo a 6' 00" siento que voy muy lento, a pesar de que sé que no estoy bien, y que al acabar la sesión tenía una ligera cojera...


... Una persona juiciosa dejaría de entrenarse, o se ceñiría a la elíptica y la bici estática para recuperarse, pero uno es como es, y por eso no sólo corrí el viernes, sino que el domingo me presenté a correr el XXX Cros de Sants , soportando además una intensa lluvia durante buena parte de la carrera... Pero eso lo relataré en mi siguiente entrada, en la que realmente iba aquí, cuando empezaba a decir que era domingo , 8 y pico de la mañana, y estaba saliendo de mi casa bajo la lluvia... Pero ya sabéis, servidor se enrrolla y divaga que da gusto...

No hay comentarios: