MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Una mala carrera es un buen entreno". Nacho Cáceres


viernes, 23 de mayo de 2008

Venciendo al atleta griego

(XXX Cursa El Corte Inglés, 11.000 m, 18.05.2008)





La carrera de El Corte Inglés es la carrera popular por excelencia. Para muchísima gente, entre la que me cuento, ha sido la primera carrera popular que ha disputado en su vida. Es la carrera más masiva de Europa, por encima de la Stramilano italiana; este año hemos sido 54.795 corredores. Además, esta carrera tiene el record Guinness como la mayor carrera del mundo desde 1994, año en el que que consiguió poner en la linea de salida a 109.457 atletas. Es, en suma, "la carrera". Como anécdota, mucho atleta inexperto la conoce como "la maratón de El Corte Inglés", porque sus 11 km de recorrido, con una dura subida al Estadio Olímpico, la convierten an una prueba muy difícil para el que está desentrenado o poco familiarizado con las carreras de fondo.


El año pasado fue mi primera participación, y me decepcionaron el mogollón y el caos de la salida; sólo existían dos cajones, una para atletas federados y el otro para al resto. Y dentro del resto convivían atletas populares habituales con personas en muletas, sillas de ruedas, cochecitos de niño... Es muy respetable, es maravilloso que participen; pero la organización debería situarlos al final de la salida, así como a aquellas personas que van a realizar el recorrido andando, no corriendo. Así que me prometí a mi mismo que o me federaba o no corría la prueba de este año. Finalmente no ha sido necesario, pues por primera vez en la historia la división en cajones se ha hecho de otra forma: atletas federados o con chip amarillo en un cajón, y los demás en el otro. El chip amarillo es un pequeño dispositivo que se lleva en una zapatilla y que permite controlar tu tiempo. Su uso es ilimitado, mientras que en la mayoría de carreras cornometradas se usan chips blancos, de un solo uso. El chip amarillo se amortiza en pocas carreras, así que decidí adquirirlo y hoy lo voy a estrenar.


La salida está prevista para las 9:30 de este espléndido y soleado domingo en el que en principio se preveía lluvia, por lo que olvido mis habituales gafas de sol en casa. Llego a la zona de salida, al principio de Paseo de Gracia, con casi una hora de antelación, mientras escucho el considerado mejor disco de Peter Tosh, el espléndido "Equal Rights" . Caliento dando un par de vueltas a la manzana, y me despojo de la camiseta vieja de manga larga que llevo para taparme, y la dejo debajo de un kiosko de helados.


Una cosa que mola es que me han asignado un dorsal con un número muy bajo ,de 3 cifras. En una carrera en la que más de 40.000 corredores lucirán dorsales de 5 cifras le hace sentirse a uno de los favoritos, "de los guays", jaja...



Por cierto que al ser el 30º aniversario de la prueba, la organización ha adjudicado dorsales dorados a los que hayan acreditado su participación en 25 ediciones o más, y plateados los que hayan participado en 15 o más, sin llegar a 25. Todos ellos reciben además camiseta conmemorativa. Marisa, la veterana atleta popular de mi gimnasio,correrá con dorsal dorado, como era de esperar. Esta mujer no se pierde una carrera!

Entro en el cajón de salida y allí me encuentro a Oriol. Sorpresa, pensaba que no iba a participar en esta prueba. Charlamos un rato mientras calentamos, y acordamos hacer la carrera juntos. Yo no la quiero correr a tope, para no desgastarme de cara al 1 de Junio, donde correré un 10.000 en el que pretendo mejorar mi marca. Además, desde el jueves estoy experimentado los inequívocos síntomas de unas inoportunas anginas: fiebre, dolor en la garganta al tragar, debilidad muscular... Estoy aguantando estos días a base de gelocatiles, bucometasanas y demás potingues. No he ido al médico porque ya sé lo que va a recetar, antibióticos, que me dejarían atontado para esta carrera. Ya iré al médico por la tarde :-)


Así pues, Oriol y yo decidimos hacer estos 11 km por debajo de 50', lo que se consiguirá con un ritmo promedio de 4' 33" / km, muy asequible para nosotros, habituados a correr los 10.000 por debajo de 4' 15" / km. . Eso sí, hay que tener en cuenta la dura subida al Estadio Olímpico desde la Plaza de España, que se debe intentar compensar con las bajadas y forzando el ritmo en los últimos kilómetros.





Tomamos la salida desde las primeras filas, y de nuevo, desagradable sorpresa. No entiendo de donde han salido , pero delante nuestro hay niños y atletas lentos ¿ Se habrán colado en el cajón? Ya estamos como siempre, habrá que buscar acera para adelantar y coger un buen ritmo. Oriol y yo empezamos a esquivar, y hasta bien entrada la calle Aragón no se puede correr con cierta comodidad y soltura. Oriol me hace señas de que me relaje, que hemos salido muy fuerte. No he visto el cartel del km 1, y no por tanto no tenía ni idea de la calidad de nuestra salida.


Llegamos a la plaza España a muy buen ritmo, corriendo por debajo de 4' 30" sin problemas. Es hora de emprender la subida hasta el Estadi Olímpic. Acordamos subir a un ritmo tranquio, entre 5' 00" y 5' 30", con calma. Seguramente lo hicimos más rápido, si es que siempre me acelero :-) Llegamos al primer avituallamiento, y le comento a Oriol que la subida me ha parecido fácil. Tenía que haberme callado, ya que el segundo repecho hasta el Estadi Olímpic de Montjuïc es durísimo. Por cierto que ya casi llegando, veo una figura que me es familiar. Sí, es él , y le saludo. "¡Don Javier, buenos días! ¡Aquí un cliente!". Me corresponde al saludo, y aplaude y anima a los corredores. No es otro que el gran Javier de las Muelas, mítico coctelero barcelonés, fundador y propietario de los imprescindibles bares Gimlet y Dry Martini - entre otros proyectos -, nacido como yo - y Xavier Sardà, digo ya de paso - en el barrio de Sant Andreu. Me encanta haberme encontrado con una de los personajes referentes de la Barcelona cosmopolita.



Javier de las Muelas


Bien, entramos en el Estadi Olímpico. Es emocionante dar una vuelta casi completa en la misma pista donde en Barcelona '92 compitió Carl Lewis y Fermín Cacho ganó los 1.500 m . Salimos del estadio, donde hay situado un control de tiempo, en 29' 56". Enseguida viene un segundo avituallamiento, y me lanzo con rapidez a aprovechar la bajada. Oriol se queda algo rezagado, y decido seguir. Un poco más adelante, me doy cuenta de que tengo una zapatilla desabrochada, ¡maldición! Decido pararme en una curva, me la ato y pa' lante. Doy caza a Oriol, que me había sobrepasado, y sigo bajando con rapidez, que aún se puede aprovechar. llegando al final de la bajada, veo que Oriol me sigue de cerca, así que reduzco un poco el ritmo y volvemos a emparejarnos. Hemos aprovechado bien esta bajada, porque vamos con un promedio para bajar con holgura de 50'.

Ya bajamos por Lleida, Tamarit, y quedan los últimos 3 kms de recorrido. Vamos a seguir a este ritmo, con la tranquilidad de que el objetivo marcado se va a cumplir. Llegamos al km 10, queda sólo uno, y le pido a Oriol que apretemos un poquito. Así lo hacemos, y cruzamos la meta al unísono en 48' 39", 1' 20" menos que lo previsto. En tiempo oficial, a Oriol le adjudican un segundo menos que a mí. ¡Gran carrera! Y enseguida, a pesar del sol y el calor, noto escalofríos y se me pone la piel de gallina. Está claro que estoy enfermo. ¡Pero he vencido al atleta griego! (*)


He derrotado al griego


Puesto 212 sobre los 1656 atletas que han corrido con chip amarillo (entre ellos el campeón, obviamente, que ha corrido en 33' 09"). Lugar 67 de mi categoría, corredores entre 40 y 49 años. El lugar en la general aún no lo sé, pero seguro que está entre los 1.000 primeros, quizá 500-600, ya que el año pasado con una participación similar y 54' 50", llegué en el lugar 1.204 en la general y el 146 de mi categoría; 79 puestos de mejora están muy bien.




Unos tragos a la coca-cola con que nos obsequia la organización a la llegada - podríamos poner al menos Aquarius, digo yo - , comprouebo que ha desaparecido mi vieja camiseta del kiosko, así que decidí subir hacia mi casa trotando, para no enfriarme. Cuando llego a Diagonal, continuo por Córcega a apso ligero. 3 kilómetros de regalo, no está mal. Oh, aún me da tiempo de cruzarme, en el Paseo San Juan, con otro personaje fundamental de la Barcelona de finales del siglo XX: se trata del inefable Flowers, el fotógrafo mod, adalid del pop-art. Me viene a la memoria el día en que elogió mi estética antes de un concierto en el viejo Zeleste de la calle Platería (hoy convertido en una franquícia de Desigual). Yo lucía un traje recto negro, con americana de 3 botones, camisa blanca, y corbata negra muy estrecha. Muy mod. Eso sí, chapa de Joy Division, en lugar de The Jam o The Who :-) Lástima que no conservo foto de tal evento...



Flowers


Pulsimetría:


Peso antes de la carrera: 72 kg; peso después, 71,1 kg

Frecuencia cardíaca máxima (FCMax) teórica: 187 ppm

Calorías consumidas: 875 kcal

Pico cardíaco: 186 ppm (99,5% FCMax)

Frecuencia Media: 173 ppm (92,5% FCMax)

Tiempo en Zona de Alta Densidad (>90% FCMax): 42’

Efecto de Entrenamiento (escala 1-5) : 5,0 Over Reaching (Esfuerzo Excesivo): “Aumento drástico de la forma física aeróbica si se permite recuperación adecuada con posterioridad. Alta demanda de recuperación. Mayor riesgo de entrenamiento excesivo si se repite con demasiada frecuencia”

(*) nos referimos, como no, a Amigda Litis :-)

1 comentario:

Anónimo dijo...

una pregunta: el sr. flowers, despues de alabar tu indumenaria, no te pidio que le invitaras a tomar algo, o te pidio cien duros y que ya te los devolveria?

era su estilo

(un tipo entrañable, muy buenas otos y no todavia no se como nos colamos en el concierto de Police en Badalona).

un saludo a todos.

david