MIS ULTIMOS 30 DIAS

My graph

VERDADES COMO PUÑOS

"Teletrabajar el 100% del tiempo es una mierda. Trabajar presencialmente el 100% del tiempo es una mierda aún mayor" (ANTONI BALTAR)

viernes, 17 de noviembre de 2017

Campeonato de España Máster de Maratón: decepcionante posición (9º) y discreta marca (3:20:36)

(Palma de Mallorca Marathon, 15.10.2017)





Llega el gran día, en el que voy a debutar como atleta federado en un campeonato de España de maratón; la auténtica, realmente la única razón por la que decidí federarme como independiente esta temporada: acceder al podium de mi categoría. Una decisión tomada más con el corazón que con la cabeza, ya que voy a competir en la categoría M-50, de 50 a 54 años, por lo que con mis 54 cumplidos recientemente soy de los mayores de la categoría. Y de hecho, cuando finalmente recibo la lista de inscritos de la Federación Española para el maratón, veo que sólo hay un atleta mayor que yo. Ya recibí un palo moral en el Campeonato de Catalunya de 10k, así que he ajustado mis expectativas en esta competición. De hecho, son unas mini vacaciones familiares, que tendrán su zenith con el maratón. Nunca antes de un maratón he estado más dudoso acerca del objetivo a plantearme. Calculo y calculo, y no sé que hacer... Lejana está la referencia del Medio Maratón de Sabadell, con una discreta marca (1:30:02) que me pone sobre aviso. 

Analizados los rivales - hay 16 inscritos - , se aclara mi estrategia. Dos de ellos tienen marcas acreditadas  estratosféricas, 2:37 y 2:38. Serían marcas notables incluso para un senior. Otros 3 tienen muy buenas marcas, mejores que mi marca personal, de la que sé estar lejos, aunque la obtuve hace sólo 2 años. Luego hay cuatro más con marcas peores a la que conseguí en mi último maratón (3:12, 3:12, 3:12 y 3:28). Del resto de participantes no hay marca acreditada este año. Así pues, se aclara el panorama. Si todos los competidores finalizan, podría optar a una 6ª posición. Y si tengo la suerte que alguno no se presenta o se retira, podría acceder al podio de rebote. En principio, me resistía a ponerme como objetivo una marca peor a la del maratón de Barcelona, en el que conseguí 3:06:29. Pero el trazado de Palma es desconocido por mí y menos llano, y se prevé para la hora de la salida - tardía, a las 9h - una temperatura de 17º con , atención, 96% de humedad. A las 12 del mediodía, cuando preveo que me faltará poco para acabar, ya estaremos a 24º con 69% de humedad. Así que me hago un plan , que estimo conservador, de buscar una marca de 3:10, corriendo en split negativo. Con ello me "aseguraría" disfrutar del maratón y, a la vez, una posición destacada en la clasificación.

Calentando. El chubasquero pre-carrera lo llevaba más como efecto psicológico que por necesidad. Estábamos a 15º como poco (foto de Rainer Bauerdick)

Al salir de Barcelona hacia el aeropuerto me había olvidado mi cinta pectoral para el pulsímetro, pero no quise volver a por ella, ya que en mis dos últimos maratones corrí sin referencia de pulso. Mi esposa insistió en que al llegar a Palma me comprara una cinta, y eso fue lo primero que hice. Eso fue providencial, como explicaré después... Hubiera sido mejor dejarse en Barcelona algún kilillo de peso. Me había propuesto llegar con 70 kg, pero el domingo anterior estaba en 72,9, y no creo que haya bajado esta semana. Qué le voy a hacer, si yo nací en el Mediterráneo, y me gustan el juego el vino ;-) Aprovecho así pare reivindicar al gran Serrat, injustamente vapuleado por algunos por su actitud ante el referéndum del 1-O celebrado en Catalunya. No seré yo quien critique a este enorme artista y catalán universal. Sí, en cambio, abomino de aquellos políticos sibilinos que han intentado en estos días utilizar a Serrat y la canción "Mediterráneo" para sus sucios manejos políticos. Pero por mucho que los falangitos quieran apropiarse de ese eterno tema musical, no lo conseguirán... Y es el propio Serrat el último que lo desearía. Venga, ¡vuelvo al maratón!


Me sitúo temprano en la salida, disfrutando del privilegio de salir en el primer cajón, con el dorsal 33. En el segundo cajón saldrán atletas no federados con marca de 2:40 en maratón o 1:20 en 1/2 Maratón. Nivelazo. He charlado con Francisco Díaz Plata, un ilustre veterano, siempre armado de su go-pro y su bigotazo, y con Anna Riera, la flamante campeona de España de 100 km, con la que en varios medios maratones y maratones he compartido bastantes kms corriendo a la par, por tener marcas similares. Recibo un pequeño susto: la representante de la Federación Española me dice que debería haberme puesto no sólo el dorsal frontal, sino también el trasero. El motivo es que en el de atrás se coloca una pegatina de color, identificativa de la categoría, para distinguir a tus rivales. Eso yo no lo sabía, y ella me dice: "has tenido suerte, porque si hubiera habido cámara de llamadas previa a la carrera habrías quedado descalificado". Y me coloca mi pegatina en mi dorsal. Más adelante en carrera, leal que es uno, adelantaré a dos corredores de mi categoría, y les revelaré que soy su rival, ya que no llevo la pegatina trasera.

La concentración de este atleta de Barbastro. Detrás estoy yo ingiriendo mi gel pre-carrera (foto de Rainer Bauerdick)

El recorrido, a doble vuelta, se iniciará en el Parc del Mar, delante de la catedral, para ir hacia el puerto, y volver. Hacia el km 10 nos adentraremos en el casco antiguo, vuelta a la salida, y segunda vuelta. Mi amigo Oriol Riba, que lo corrió el año pasado y conoce bien la ciudad, me advierta de los sube-bajas de las calles del casco antiguo, y que trate de aprovechar los llanos de la parte litoral del trazado. 

Mi plan, como muchas otras veces, está basado a grandes rasgos en la estrategia Marco: Salir conservador los 3 primeros km, aumentar un poco al ritmo del 3 al 14, del 15 al 32 ir a ritmo promedio del objetivo previsto (4:30 /km),  a partir de ahi, si todo ha salido bien, irme a 4:25 /km , que estimo es un ritmo asequible (el promedio de mi último maratón). He decidido, dadas las condiciones ambientales, y ya que tengo la cinta del pulsímetro, marcarme una estrategia de pulso. 3 primeros kms por debajo de 150 (70% de mi máxima), llegar al km 14 sin pasar de 160 (80%),  Al medio maratón en máximo 165 (que será la frecuencia cardíaca promedio), y a partir del km 29 ya permitirme pasar de 171 ( mi 90%).

Sólo por esta foto vale la pena haber corrido en Palma. me encanta la estética del sol a través del chubasquero, a lo Blade Runner. ¡Parece que vaya a despegar! (foto de Rainer Bauerdick)

Y por fin, vamos a salir. Es una locura que esta prueba empiece a las 9:00; debería iniciarse al menos a las 8:30, porque octubre es un mes aún caluroso. Pero claro, hay que tener en cuenta que de los 10.000 inscritos, sólo 1.700 son para maratón. El resto es medio maratón y 10k - estos empiezan aún más tarde -. Y creo que es por ello que la hora no es más temprana, para no hacer "madrugar" a la mayoría de participantes, que son en gran parte alemanes, pero esto año hay también muchos británicos. Y hablando de países, antes de entrar en mi cajón de salida he bromeado con unos holandeses - muy informados de la situación en Catalunya - acerca de que me hubiera gustado que en mi dorsal estuviera la senyera. Pero esto es el campeonato de España, y yo he elegido competir en ese ámbito. Nadie me ha obligado a tener el carnet de atleta de la Federación Española; lo he pagado de mi bolsillo. Quizás hay gente que no lo entenderá; son los mismos que pitan a Gerard Piqué cuando juega con la selección española. ¿Sabéis que os digo? Como esto es mi blog voy a decirlo clarito: OS JODÉIS. Independientemente de mis sentimientos, Catalunya pertenece al estado español, al menos en la actualidad. Así que mientras eso sea así, competiré por España. Y si algún día puede ser, para mí será todo un honor y una satisfacción competir por Catalunya. Y ahora, volvamos al maratón...

Se da la salida. Me he situado discretamente en las primeras filas, así que mi tiempo real será prácticamente igual al oficial (concretamente, sólo 6" de desfase). Como suelo hacer, empleo lapsos manuales en mi reloj, pera tener en cuenta el tiempo real. Porque, la carrera se acabará al llegar a la meta, no cuando el GPS alcance teóricamente el kilometraje (como curiosidad, me saldrán al final, 42,76 km, unos 500 metros de más, una diferencia más que razonable. En carreras más cortas a veces se me desfasa más de 200 m). El primer km me sale demasiado rápido, en 4:28. Aminoro para el segundo y me voy a 4.35. Eso está mejor. Y ahora , algo que no me había pasado nunca en competición: noto que una zapatilla está demasiado suelta. Decido que es mejor parar ahora y atármela a mi gusto, que no aguantar para ahorrar unos segundos, y correr a disgusto el resto de la prueba. Así que me paro.




Las ASICS Gel-DS Trainer Neutral 19. Magnífica zapatilla mixta

Por cierto, finalmente me he decidido por no competir con las ASICS Gel-Sky Speed 3, tal como había planeado. Y es que presentaban un problema: transpiran mal y se mojan demasiado. Entrenando series de 1600 dos semanas antes, fui consciente del problema. Y caí en la cuenta de que en la Marató del Mediterrani 2012, había tenido problemas de ampollas, que entonces no achaqué a la zapatilla, pero ahora sospecho que eso era lo que las causó, que esta zapatilla retiene demasiado la humedad . Por fortuna, disponía de un modelo antiguo, las DS Trainer Neutral 19. Su más reciente versión, la 21, es la que utilicé, con gran satisfacción, en la Marató de Barcelona 2017. Así que no dudé más. Me encanta la estética de las Sky Speed, pero es un calzado que ya se discontinuó hace tiempo, y su legítimo heredero, sin duda de superior calidad, en el que se han suprimido esos defectos,  es la DS Trainer Neutral. 


Saludando a la cámara al principio de la carrera. Al fondo, la catedral de Palma (Marathon Photos)

Bien, esa parada técnica me hace perder unos segundos, pero no hay problema. Tomo mi primer gel en el km 9 - por cierto, no me gusta la irregularidad de distancias entre avituallamientos de este maratón; es muy poco intuitiva y por tanto, poco práctica - , y todo está en orden. El pulso durante los primeros 3 kms se ha mantenido por debajo de 150, y ahora estoy entre 154 y 155, es correcto. Llego al km 10 en 45:54; en el plan original era en 45:45; no pasa nada. Prefiero controlar el pulso. Me gusta lo que pinchaba el DJ antes de llegar al avituallamiento: house del bueno, no comercial. 

Ahora, entre el km 11 y 12 viene una subidita que se hace dura. Superada esta, entramos en un callejeo que nos lleva hacia la catedral. Aún corremos más o menos agrupados; en la segunda vuelta, cuando ya hayan acabado los de medio maratón, llegará  la soledad del corredor de fondo. Mi pulso está controlado, y llego al 15 sin sobrepasar los 160. Aqúi me había propuesto intentar ponerme a 4:30; el sube baja del callejeo, aunque leve, dificulta ajustar el ritmo, pero yo lo lo lucho. Hacia el km 18 esperaba ver a mis nenas, pero no aparecen en el lugar pactado, cercano al apartamento donde nos hemos alojado (de hecho, el maratón pasaba por la misma calle). No me quiero preocupar, pienso que igual se han quedado dormidas. Lo que en realidad sucedió es que las pobres se han quedado encerradas, por un problema con la puerta, y no han podido salir hasta que, por fortuna, ha venido la mujer de la limpieza... Ya no las veré hasta pasado el km 30. Antes de llegar al medio maratón he pasado a un corredor de mi categoría; hemos charlado un poco y le he deseado suerte. Viene de Albacete, hay un montón de atletas del club; entre ellos, el que resultará campeón de la categoría, Abelardo Martínez. 

Por cierto, un detalle que me ha desconcentrado: hacia el km 16,5 habrá un avituallamiento personal, previamente señalado. Esto que podría ser genial, me ha fastidiado, porque había dejado un gel pegado a una bebida isotónica, y alguien los ha separado; he de perder el tiempo buscando mi gel. Aparte del cabro, creo que ya empieza a hacer mella en mí el calor y la humedad. En fin, entre el 18 y el 19 me recupero y firmo unos parciales bastante majos de 4:24 y 4:31. Recupero el sigüiente 4:36 con un 4:25. Paso el medio maratón en 1:36:46, cuando había proyectado hacerlo en menos de 1:36. No está tan mal,  y el pulso sigue bajo control (166, justo lo proyectado).



Segunda vuelta, otra vez hacia el puerto. Hacia el km 24 paso a otro corredor de mi categoría, ante el que me identifico como rival. Me comenta que había quedado con su mujer para recibir un gel, pero no aparece (otro "abandonado" por la familia). Le paso uno mío que llevo de sobra, al haber cogido en un avituallamiento anterior.  Llegando a la altura del DJ quería pedirle un tema para darme caña al volver, pero en ese momento no estaba en su sitio. Y ahora vendra un mal momento provocado por un error mío: había calculado pillar agua para un gel en determinado avituallamiento, pero hay una mediana en la carretera, y ese avituallamiento es sólo para una dirección, y no de vuelta. Maldición. En ese momento estoy jodido, seguramente tantos kms al descubierto a pleno sol me han afectado. Ya estoy deseando volver al callejeo que tanto temía, al final ha resultado ser un oasis de sombra. El caso es que no puedo más, el pulso es más o menos el previsto pero no sólo no estoy consiguiendo el 4:30 de ritmo deseado, sino que voy cayendo a 4:41, 4:52, 4:46... Tengo sed, lo que significa que ya estoy deshidratado. No puedo más, así que agarro una botella del suelo, una de tantas esparcidas por la carretera, y bebo con ansia. El agua está casi ardiendo. Le pido a gritos agua a un voluntario, y de inmediato, me lanza en parábola una botella del otro lado de la carretera. No estoy para proezas de pillarla al vuelo, pero la cojo , bebo y tomo el gel. Realmente un mal momento, no me había pasado nunca nada tan penoso. Y sigo para adelante...

Por cierto, hace un rato que escucho un corredor jadeante que se acerca a mí, y finalmente me atrapa. Es Anna Riera. Como en algunas otras carreras, no hemos ido adelantando mútuamente, en función de cómo se se encuentra cada cual. En el día de hoy, ella salió más rápida, la pillé antes de la mitad y ahora es ella que me atrapa a mí. Desde aquí correremos juntos un buen trecho, aunque ya a ritmos tipo 4:45. Llegamos juntos al 30, en 2:18:42, y a esa altura se retira un corredor de mi categoría, del Club Valdemoro. le comento a Anna que a un atleta de Castilla le habrá hecho mella la excesiva humedad. Pero un rato después, el tío nos pasará con un ritmo excelente! No te puedes fiar jamás...


Algo más adelante veo por fin a mi equipo, que nos animan. Les señalo a Anna como  vigente campeona de España de 100 km. Luego tendrán ocasión de animarla a ella en solitario, porque aunque en esos momentos  pensaba que aguantaba, mi compañera de fatigas se me irá pronto. Pasamos por la zona de meta para afrontar los últimos 11 kms de este duro maratón. Y enseguida vuelve la subidita hacia el casco viejo, y ahí Anna empieza a irse. Después del avituallamiento siguiente viene una bajada, que es mi especialidad, y xonsigo atraparla, pero enseguida se me va de nuevo. Lógicamente , no compito contra ella, pero es una ayuda correr acompañado a estas alturas. Ahora, que somos tan pocos corredores una vez han finalizado los de medio maratón, llega la soledad del corredor de fondo. Es casi fantasmagórico pasar por la catedral, km 35, y no sentir que estás en una carrera, más bien parece un entreno loco, a horas tardías, a pleno sol. En el 35 en 2:43:09. Ya estoy enquistado en parciales alrededor de 5 el km, o algo peor. Ya me lo dijo mi antiguo masajista Carlos, triatleta de élite en su día: cuando "petas" en un maratón, te pones a tu ritmo de carrera contínua. Terrible, pero totalmente cierto. 

Y el caso es que el pulso es correcto, lo que sucede es que el ritmo es bastante inferior al que preveía. Desde más o menos el km 30 ya podía estar por encima de 170 (el 90% de mi máxima), pero claro, pensaba hacerlo a un ritmo que muy lento de 4:30... Así que tengo que agradecer la insistencia de Paula en que comprara la cinta del reloj. Porque si hubiese decidido correr sin información de pulso, en la primera mitad seguramente habría llevado un ritmo más alto, y por tanto en la segunda mitad el hostión habría sido mortal, tanto en marca final como en sensacioens.




El callejero que viene ahora hubiera sido genial realizarlo en buenas condiciones, pero no es mi caso. En alguna ocasión necesito que me orienten, porque no veo al corredor que me precede y no sé por dónde continuar. Algún tumbo doy... Paso de nuevo por las Plaza mayor, y si en la primera vuelta había bastante animación y público, ahora no hay casi nadie y no anima ni Blas. Y eso que bajaré con holgura de 3:30 como tiempo final...  A los pobres de más de 4 horas, que suponen el grueso del "pelotón", ¿quién les animará?". Km 37 y pico, de nuevo el avituallamiento personal, esta vez correcto. Un poco más de sufrimiento, y pronto, la salvadora y balsámica bajada por la calle Concepció. 

Estoy en el 40, llego en 3:08.57. Si todo hubiera ido bien, ya habría cruzado la meta. Aún queda sufrir un poco, antes de llegar al Passeig Des Born. Allí ya me cabreo, porque por en medio están pasando guiris en bicicleta. Alucinante. Cruzando por el lugar destinado a la carrera. No me lo puedo creer. Grito: "Please! We are running a marathon!". Estoy tocado, empiezo a notar una molestia nueva para mí, un dolor tipo pinchazo en el cuádriceps izquierdo, justo encima de la rodilla. Después de la rotonda, Passeig Antoni Maura, y allí están mis nenas animándome. 

Giro hacia la recta de meta, cierta confusión, porque no sé si he de desviarme o seguir, y el voluntario me lo indica. Llego a meta, con alivio, en 3:20:36. Sin contar mi primer maratón, la peor marca de mi vida. 



Voy al área de recuperación. Se ha acabado el agua, sólo queda bebida isotónica. Alucinante, otro terrible fallo de organización. Definitivamente, esta carrera se lleva la fama por el nombre de "Maratón", pero está totalmente enfocada al Medio Maratón. De los 10.000 inscritos, sólo 1.700 sólo lo son para el maratón. Y por tanto, la organización se vuelca en el Medio Maratón, y a los demás nos deja un poco de lado. Lamento decir esto, pero esta carrera no es digna de albergar un Campeonato de España. Voluntarios bien, policía bien, pero la organización en general, mal. Y me duele decir esto porque las diversas dudas que tenía me fueron puntual y eficazmentemente resueltas a través del mail por Sandra Hummell, miembro de la organización. No es que fallen las personas, que no, sino que la logística debe mejorar. 

 Impreciso mapa del recorrido en la web - sin detalle de los puntos kilométricos - , zonas de avituallamiento situadas de forma irregular y poco intuitiva - lo que dificulta diseñar y cumplir tu propio plan de hidratación - , señalización a veces confusa, público escaso - me temo que los mallorquines "pasan" del maratón de su ciudad,  hora de inicio tardía - cuando el calor del verano aún no nos ha abandonado - y, el remate final, ausencia de agua en la meta ... 

Como puntos positivos citaré el punto de avituallamiento personalizado - eso en el caso de que funcionara bien; ya he contado como en la primera vuelta el mío estaba mal colocado - , la anticioación de varios días en colocar los carteles anunciando las restricciones de estacionamiento y tráfico, el respeto al "rango" del maratoniano, diferenciando las camisetas (color distinto de camiseta para Maratón, Medio Maratón y 10k, y especificación de la distancia en la camiseta). Este último detalle está muy bien: en la Marató del Mediterrani se daba a todos la misma camiseta, lo que no me parece nada justo, cuando los maratonianos ni siquiera llegábamos a los dos centenares ("voy a fardar de que he corrido un maratón; me darán la misma camiseta aunque sólo haré una carrera de 10k".




En fin, después de dar varias vueltas, voy al guardarropa, donde me están esperando mis nenas. Me voy a echar un vistazo al área VIP, y allí puedo ver mi posición, 9º puesto de mi categoría, M-50. Pues nada, no estoy invitado al podium, así que no acudo a la ceremonia. De los 16 inscritos, sólo 11 finishers. Del resto , 3 se han retirado a lo largo de la prueba y dos no han llegado a tomar la salida. 

Analizados los resultados, veo lo siguiente:

* El campeón y subcampeón son los que ya partían con marcas acreditadas de crack, así que eran imbatibles, en cualquier caso. Se trata de Abelardo Martínez (Atletismo Albacete) que gana con 2:43:23 a Ferran de Torres (Independiente de la Federació Catalana), con 2:45:10. El tercer lugar resulta bastante disputado, y se lo adjudica Jesús Alberto Pérez Díaz (Edward Atlethic, Madrid) con 2:48:16, ganando sólo por 28" a Elías Estevez (Cavelanz, Canarias), que llega en 2:48:44. Este último era el único atleta de la categoría de más edad que yo, y tenía acreditado 3:12; o sea, era uno al que debía haber superado, y en cambio ha logrado un marcón, del todo inalcanzable para mí. Y el medalla de bronce no tenía marca acreditada. En resumen, el podio costaba 2:48:44, y esa marca no la logro yo ni en Berlín a 8º de temperatura...

* Los dos anteriores atletas han tenido una bonita pelea, porque han pasado por el medio maratón con sólo 7" de diferencia. Y los dos han corrido en un perfecto split negativo, cosa que sólo ha logrado el campeón, aparte de ellos dos.

* El quinto, Manuel Poveda (Atletismo Albacete) es el último sub 3h de la clasificación, con 2:59:41. El sexto, José Antonio Sayas (Simply-Scorpio 71, Aragón) firma 3:03, cuando tenía acreditados 3:28:44 (¡gran mejora!). 

* El séptimo, Manuel Espinar (AA Valdemoro Go Fit) se pega un "murazo" de aúpa. Este fue el atleta que pasé en el km 30, y que luego volvió a pasarme a mí. Llegó al medio maratón en tercera posición, con un impresionante 1:23:36, pero luego ha hecho la segunda mitad en casi dos horas, para finalizar en 3:17:32. El octavo, Manuel Jiménez Ruiz de Elvira (Atletismo Membrilla, Castilla la Mancha), acaba casi con el mismo tiempo, 3:17:36. Venía con una marca sub 3h, pero la humedad balear le ha pasado factura, y su split ha sido 1:31 / 1:46. 

* Noveno, un servidor de ustedes (Independiente, Federació Catalana), firmando 3:20.36, con splits de 1:36:46 / 1:43:50. 

* Décimo y úndécimo, Juan José Martínez Morales (Ciudad de los Poetas, Madrid) con 3:33 (traía 3:12) y Pedro Escribano (Atletismo Albacete), con 3:40 (también con marca acreditada de 3:12).

* Los retirados son Oscar Carreras (Independiente, Aragón), que venía con 2:55, José Corral ( Canovelles, Federació Catalana), que acreditaba 2:51, y Santos Martínez (Badia de Palma, Illes Balears). 





Visto lo visto, tengo algunos consuelos a mi mediocre marca y discreta posición:

* He quedado 9º de 11 finishers. Si los dos que han abandonado hubiesen tenido su día, a tenor de las marcas que acreditaban, habría quedado 11º de 13ª, fuera del Top Ten.

* Según aquella "regla" que dice que por cada minuto que vayas más rápido en la primera mitad sobre tu objetivo realmente posible, perderás cuatro minutos en la segunda mitad", estimo que mi marca probable estaba cerca de 3:15. De haberla conseguido, habría acabado 7º. Mejor marca no era posible. realmente sólo he perdido dos puestos, y uno de ellos contra un atleta que traía una marca sub 3 acreditada).

* A pesar de no haber conseguido correr en split negativo, y de haber sufrido, si miramos la clasificación de la segunda mitad del maratón, he quedado 7º. Como decía antes, sólo 3 atletas han conseguido correr de esa manera - LA BUENA - , y dos de ellos han sido los dos primeros. 

* He de dar por bueno el resultado. La marca es decepcionante, pero en gran parte fruto de las condiciones meteorológicas. El puesto final era mejorable, probablemente, pero no para llegar al podium. Por cierto, cosas extrañas: con mi marca habría quedado 5º en la categoría más joven, la M-45, en la que se han producido 6 abandonos. Esos "jovencitos" tienen la piel muy fina :-P

* Teniendo en cuenta a todos los participantes, no sólo los federados, mi posición ha sido la 110, sobre un total de 1074 finishers. Aceptable. En la categoría M-50, no tan buena: 16º de 149: salvo en mis primeros maratones, suelo superar entre el 95% y 97% de los corredores de mi categoría. En esta ocasión, "sólo" al 89%. No est´anada mal, pero a las buenas posiciones se acostumbra uno...


El balsámico baño de hielo después del maratón (Foto de Paula M. Veiga)


Y ahora, a recuperar la forma y apuntar a la Marató de Barcelona 2018. 3 semanas después de palma, competí en la Mitja Marató del Prat. No sólo nunca había corrido un medio maratón después de maratón, sino que nunca lo había hecho sin que formara parte de un ciclo preparatorio de la prueba reina. Mi pobre marca de 1:30:50, sufriendo, denota que aún no estoy recuperado, que estoy lejos de mi mejor forma, y que eso de la hipercompensación - posibilidad de lograr grandes marcas en competiciones cortos semanas después de haber competido  en distancias más largas - es un invento de los triatletas... Pocas veces me he beneficiado yo de ese efecto! Quizá tuviera algo que ver que 4 días antes había sufrido un terrible calambre nocturno en el gemelo izquierdo, que hizo que al día siguiente me levantara cojo. Por fortuna pude correr en el Prat.


En los últimos kilómetros de la Mitja del Prat (foto de David Jiménez)



Lo dicho, ahora a empezar el entrenamiento, un ciclo de 16 semanas, para el maratón de Barcelona. Antes, Jean Bouin (10k), Cursa de Sant Andreu (5k), 1/2 de Vilanova y Nassos (10k) para acabar el año. Ya en 2018, caerán probablemente 4 ó 5 mitges: Sitges, Terrassa - dicen que de las más duras de Catalunya, nunca la he corrido - , la Colomenca - donde lucharé por revalidar mi título de campeón de categoría - y Barcelona. La maratest y Gavà como test de ritmo podrían caer también. Estoy cavilando si sustituir la 1/2 de BCN corrida a tope, 4 semanas antes de maratón, por el Maratest de 3 semanas antes , a tope. Pena, si la Maratest fuera 4 semanas antes iría a tope sin dudarlo, porque un 30k ha de ser forzosamente mejor test predictivo de marca de maratón que un 21k. Pero sólo 3 semanas antes, temo que hay poco tiempo de recuperación... Atletas veteranos de gran calidad como mis colegas Rafa Pérez, Enric Ribera o Pedro López han corrido medios maratones a tope sólo 2 semanas antes, y parecen no haberlo acusado; yo nunca me he atrevido a ello. Si lo hago,seréis los primeros en saberlo. ¡Salud y kilómetros!


Junto a un cartel de aviso del maratón (Foto de Paula M. Veiga)





LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS









No hay comentarios: